maquinaria pro  



 

Amoladora radial

muela de trabajo radialUna amoladora radial es una máquina electroportátil que se utiliza con la finalidad de pulir, desbastar y cortar en especial mampostería y metales. Estas máquinas tienen una gran potencia y si no utilizamos las protecciones adecuadas pueden llegar a significar un riesgo para nuestra integridad física. Por esa razón existen algunos elementos de seguridad que nunca podrán faltarnos, como por ejemplo las gafas, la mascarilla, el casco antirruido y los guantes. Las gafas tienen el propósito de no dejar entrar esquirlas en los ojos. Los residuos de los metales cortados podrían llegar a provocarnos un daño realmente grande y muchas veces irreversible, razón por la cual este elemento es de vital importancia.

La mascarilla tiene la función de filtrar el aire que aspiramos. Al trabajar cortando metales, en probable que obtengamos polvillo, el cual podemos llegar a aspirar y puede resultar un factor que nos provoque problemas respiratorios más o menos severos. El casco antirruido tiene protecciones de manera de apaciguar el ruido de la máquina al trabajar. Para aquellos que utilizan la amoladora radial de manera esporádica las consecuencias no son tan graves, sin embargo para aquellos que tiene una exposición sistemática al sonido las consecuencias pueden llegar a ser realmente devastadoras. Por último los guantes son fundamentales de manera de prevenir cortes y lesiones, especialmente provocados por la interacción con los metales. Las amoladoras radiales pueden utilizarse con diferentes fines, como mencionamos anteriormente, De acuerdo a sobre qué material trabajemos con las mismas (por lo general piedra o metal) necesitaremos diferentes tipos de discos.

Empezaremos con la descripción de los discos para piedra. Estos se utilizan para cortar azulejos, gres, cerámica, ladrillo, mármol, teja y granito. Dentro de esta categoría los discos pueden ser divididos en dos. Primero encontramos los discos normales. Estos son negros y tienen un aspecto parecido al de los discos de metal. Su superficie es áspera y los mismos dan un corte fino, no desportillando demasiado la superficie de corte. Sin embargo los mismos tienen el inconveniente de que se desgastan con demasiada rapidez. El disco va desprendiendo partículas abrasivas con el tiempo. Por esta razón el mismo debe ser reemplazado con más rapidez que el disco para cortar metales. Aunque los mismos pueden encontrarse en diferentes medidas y tamaños, los mismos suelen tener un grosor estándar, a diferencia de aquellos utilizados en el corte de metales.

Por otro lado los discos para cortar metal tienen una superficie surcada con fibras que les dan rigidez y elasticidad. Por lo general los mismos también son de color negro como los que se utilizan para cortar piedra. Por lo general los discos grandes suelen venir en un tamaño estándar y suelen tener un grosor de 230mm. Los más pequeños son más versátiles y pueden encontrarse en diferentes tamaños según su función. Los finos nos dan la posibilidad de cortar metal con un alto nivel de precisión, sin embargo el inconveniente que nos ofrecen es que los mismos se desgastan muy rápido. Los de tamaño medio son los más extendidos. Aunque los mismos se pueden utilizar para corte, en líneas generales se utilizan para pulir una superficie oxidada o pintada. Los discos gruesos para metales se utilizan con el fin de desbarbar, eliminado los restos que salen de las soldaduras. Debido a su grosor, los mismos no se pueden utilizar para corte y quedan solamente para los procesos de desgaste. Otros discos aún no mencionados que se puede utilizar en amoladoras radiales son los discos de diamante. Los mismos son metálicos con incrustaciones de diamante en su borde.

Los mismos tienen la ventaja de tener una duración mucho más amplia que los discos para piedra y para metal tradicionales, sin embargo su costo es más elevado. El único problema que los discos de diamante traen, es que debido a su superficie dura tienden a desportillar la superficie de corte. Según el tamaño de nuestra amoladora podremos conseguir diferentes tipos de discos. Una particularidad de la amoladora radial es que los discos se suelen gastar con más rapidez que en otras máquinas tradicionales, por lo cual una buena opción en este sentido puede llegar a ser comprar varios discos de repuesto cuando compramos la máquina. Sino correremos el riesgo de quedarnos sin disco en el medio del trabajo, lo cual resultará realmente muy inconveniente. También es importante aclarar que los discos deben estar bien guardados y protegidos. Muchas veces si los mismos se caen al piso pueden romperse o figurarse de manera imperceptible a la vista pero que sin embargo puede afectar su funcionamiento. Asimismo en el trabajo con amoladoras radiales es importante desmontar el disco y guardarlo tras finalizar su utilización de manera de poder preservarlo en el mejor estado posible. Lo ideal para guardar los discos es construirles un estuche. En caso de no poder realizar esto, la segunda mejor opción es una caja de cartón, teniendo el cuidado necesario.