maquinaria pro  



 

Amoladoras a bateria

muelas a pilaLa amoladora, también conocida como muela, es un aparato que consiste en un motor eléctrico a cuyo eje de giro se añaden en ambos extremos disco con los cuales se pueden realizar diversas tareas de acuerdo al disco en particular. La particularidad que tiene la amoladora a batería es que la misma no necesita ser conectada mediante un cable a la fuente eléctrica, por lo que nos ofrece un gran nivel de independencia para trabajar con la misma donde sea necesario, incluso en los rincones más recónditos de una construcción. En relación a los discos podemos decir que aquellos confeccionados a partir de un material blando se utilizan para el pulido y el abrillantado de diferentes metales. Los discos de alambre, en cambio, se suelen utilizar corrientemente para quitar rebabas de mecanizado que puedan quedar en algunas piezas. Otra variedad son los discos de material abrasivo, constituidos tanto por granos gruesos como por granos finos.

Los primeros se utilizan por lo general para matar o desbastar aristas de piezas metálicas mientras que los segundos tienen el fin de afilar las herramientas de corte como las cuchillas y las brocas. Más allá de estos usos, los discos de material abrasivo pueden utilizarse para cortar cerámicas. Como vemos todas las tareas en las cuales se utiliza la amoladora a batería dejan residuos, de manera que si trabajamos fuera del ámbito de la construcción será importante poder trabajar en un lugar preparado para resistir este trabajo y con pisos no muy delicados de manera de evitar el daño de los mismos. Más allá de esto es importante tener en cuenta que a la hora de utilizar una amoladora a batería tendremos que tomar ciertas medidas de manera de protegernos. Una de las medidas básicas e insoslayables es la utilización de máscaras de manera de evitar que piezas metálicas entren en nuestros ojos. Esto podría traer consecuencias muy graves, e incluso en algunos casos podría disminuir nuestra visión de manera permanente.

Con respecto a las baterías siempre será recomendable tener runa batería de más y tenerla siempre cargada. Esto nos permitirá que si en algún momento nos quedamos sin batería en medio del trabajo, podamos reemplazarla rápidamente y continuar la tarea. En caso de tener una sola batería y que la misma se acabe tendremos que esperar un tiempo para poder recontinuar la tarea. Esto es algo que no sucede cuando la amoladora es eléctrica, debido a que aquí tenemos un suministro energético constante. Sin embargo las baterías de las amoladoras por lo general son recargables, por lo cual utilizar este método es realmente hacerle un bien al medio ambiente. Con respecto al cargador de las baterías, por lo general el mismo viene incluido cuando compramos la amoladora, por lo cual no tendremos que preocuparnos por esto. La segunda batería que mencionamos, sin embargo, es algo que no viene incluido, por lo que necesitaremos tener en mente este gasto a la hora de comprar la máquina. Por lo general la amoladora a batería es elegida debido a que la misma es fácilmente trasladable. Asimismo la mayoría de los modelos de este tipo de amoladora son realmente livianos, por lo que le permiten al trabajador utilizarla durante todo el día sin experimentar un nivel de fatiga muy importante. Con respecto a quien la maneja, no hace falta ni decir que esta tiene que ser una persona experimentada en la utilización de este tipo de máquinas, en especial debido a que un error con ellas puede significar una verdadera catástrofe.

Si la amoladora se utilizar para realizar trabajos en el hogar, es fundamental que la misma se mantenga fuera del alcance de los niños. Esto es importante complementarlo con información, explicándoles a los más pequeños el peligro de utilizar esta máquina. Si la misma es utilizada en un espacio de la casa específicamente destinado a este tipo de trabajos es importante que la amoladora sea desconectada cuando se finaliza de usarla y que este espacio quede cerrado con llave. Con respecto a los precios de las amoladoras, los mismos dependen tanto de la potencia del equipo como también de la cantidad de discos que traigan. Las amoladoras más caras vienen con una gran variedad de discos incluidos que nos dan la posibilidad de realizar diferentes tareas. En un primer momento el cliente puede pensar que tantos discos no son necesarios, sin embargo cada uno de ellos responde a una tarea diferente, y aunque en el momento la amoladora pueda parecer cara, comprarla así será más económico que luego tener que comprar los discos por separado. Por último en relación a la garantía, la misma suele tener una duración de entre 3 y 7 años para este tipo de producto. Lo más importante será guardarla en un lugar que recordemos fácilmente y asegurarnos de que no se pierda, de manera de poder recurrir al fabricante en caso de cualquier inconveniente.