maquinaria pro  



 

Amoladoras de banco

amoladoras de bancoUna de las herramientas infaltables en todo taller de carpintería de aluminio, o de madera son las amoladoras, que las hay de mano, de banco, de varios ejes, etcétera, pero es en esta oportunidad que vamos a hablar acerca de las amoladoras de banco. Las amoladoras de banco, nos permiten hacer cortes, rebanadas, tallados, y perfiles de todo tipo en diferentes materiales. Es por ello que conforman el espectro de herramientas que son de vital importancia en todo taller.

Las amoladoras de banco, pueden ser de diversas marcas, y por cierto hay muchas en el mercado de la actualidad, algunas lideres y otras no tanto, pero lo que hay que tener en cuenta cuando de la compra de las mejores amoladoras de banco se trata, es que estas sean de buena marca para tener el respaldo que se necesita de la calidad y la garantía que nos ofrecen las marcas líderes del mercado. Es por eso que hay que ser cuidadoso en la tarea de la elección, por muchas razones. Una de ellas y tal vez la más importante sea que en todo el país hay soporte técnico, y los mejores servicios técnicos cuando más lo necesitamos. Así que si está pensando en la compra de uno de los nuevos modelos de amoladoras de banco, piense en las marcas líderes que seguramente no se arrepentirá, aunque claro está, estas tengan un valor más alto que las que no son conocidas en el mercado de la actualidad. Para armar un taller se necesitan muchas máquinas de mano, de banco, con o sin soportes, para poder realizar los trabajos mejor y en menos tiempo, es por ello que será necesario tener siempre a mano un comercio al que le brindamos la confianza, por ser cumplidor, y tener la más alta calidad y variedad de maquinarias que nos ayudan.

¿Donde comprar amoladoras de banco?

Muy sencillo, en las casas especializadas en maquinaria industrial, en las grandes y más importantes ferreterías industriales del país, o en las ferreterías que venden herramientas para el carpintero. Los comercios, pueden ser los convencionales en los que tenemos un surtido importante de ellas, o en la Web, que mediante sus páginas y sus galerías de fotos nos las muestran con los precios incluidos. Por lo general, las amoladoras de banco, traen consigo un disco para afilar, y son entre 350 o 400 watts de potencia, y son muchas veces combinadas para usar con otros elementos. En cuanto a sus especificaciones técnicas estas están provistas de un motor, el cual tiene un eje que pasa de un extremo al otro, y que en cada uno de esos lados opuestos tienen un disco, para cortar, tallar, afilar o rebanar piezas de diversos materiales. Las diferencias que existen entre las amoladoras de mano, con las amoladoras de banco, es que una vez apoyadas en un banco, se las debe fijar para no ser portátiles y que queden amuradas en ese sitio.

¿Cómo?, muy sencillo, estas amoladoras vienen provistas con soportes que permiten que mediante los tornillos adecuados, se las fije en el lugar para que no se muevan, y facilitar los corte o los gastados de las partes de los materiales a trabajar. Del amurado, instalación o fijación de las amoladoras de banco, depende la estanqueidad del elemento, porque al no estar provista de mangos no se pueden agarrar de otra forma. No obstante siempre se deben de observar los tornillos, las tuercas y las arandelas con las que se las fija, para evitar movimientos cuando las estamos usando. Este es un consejo para todo tipo de máquinas que amuramos en los respectivos bancos de trabajo, para que las maquinarias que usamos a diario, estén firmes, y evitar así accidentes que se pueden evitar. A fuerza del corte o desgastado del material con una amoladora de banco, la hacemos con el material y no con la amoladora en sí, a diferencia de las de mano que lo hacemos con ellas.