maquinariaPRO
 

Tipos de contenedores

Maquinariapro » Construccion » Contenedores

 

Cuando se habla de contener, se habla de la capacidad que tiene una cosa para llevar, resguardar o encerrar dentro de sí a alguna otra cosa. Los contenedores (al que también se lo conoce con la palabra inglesa “container”) responden, por supuesto, a esta definición. Se trata de una especie de recipiente de carga que se utiliza en distintos ámbitos. Es decir, lo podremos encontrar en el transporte aéreo, así como también en el transporte marítimo y en el transporte terrestre. Por lo general, y como muchas veces la actividad de transporte puede tornarse un poco engorrosa y complicada, a este tipo de recipientes se trata de mantenerlo en dimensiones que puedan ser consideradas como normales. Esto es importante porque de esta forma la manipulación de los contenedores se va a tornar mucho más sencilla que en un caso en que, por ejemplo, se trate de un recipiente demasiado pesado que ponga trabas en el desarrollo de la tarea. Muchas veces se emplea este término en el mundo del embalaje, puntualmente cuando se quiere hacer referencia a un embalaje de dimensiones muy grandes al cual se lo puede utilizar también para el transporte. Lo que puede contener dentro de sí son aquellos objetos que resultan demasiado pesados y voluminosos, como es el caso de los motores, las maquinarias e incluso algunos autos, aunque de un tamaño no tan considerable.

Fabricación de contenedores metálicos

contenedores-estructuraA estos contenedores metálicos que encierran dentro de sí un determinado objeto para su transporte no se los fabrica en un solo material, aunque sí es cierto que hay determinados materiales que intervienen en la mayoría de las elaboraciones. Uno de ellos es el acero corrugado, al cual se lo vende en los llamados perfiles metálicos, que van a variar en tamaño y forma según la función que se les quiera dar posteriormente. Otros de los materiales que intervienen en la fabricación de un contenedor es el aluminio, conocido por su ligereza, conductividad eléctrica y fundamentalmente por su resistencia a la corrosión, cualidad muy importante cuando se está lidiando con una actividad tan delicada como la de transporte seguro. La madera contrachapada también sirve para la construcción de los containers. Se trata del material que resulta del prensado de las virutas de madera, a las que se le suman las resinas. Cuando se realiza tal presión o compactado, lo que ocurre es que los diferentes elementos no van a quedar aislados, por el contrario, todos ellos forman una pieza homogénea y de características resistentes. Una vez logrado esto, a la madera contrachapada también se la puede reforzar con fibra de vidrio, para mejorar esa resistencia que posee inherentemente.

contenedores-fabricacionDicha fibra de vidrio cuenta con ciertas propiedades especiales: inertes ante ácidos, buen aislamiento térmico, capacidad para soportar las más altas temperaturas, susceptible a ser moldeables con mínimos recursos y mucha flexibilidad.Ahora bien, todo lo mencionado anteriormente se corresponde con la parte exterior de los contenedores, pasemos a su constitución interior. Por lo general, este tipo de recipientes llevan un recubrimiento especial cuya función es la de combatir la humedad, una de las amenazas que surgen durante el transporte o viaje de la mercadería. En cuanto a las medidas, los contenedores siempre van a variar en su extensión y su altura. Si hablamos del ancho, entonces hay que fijarlo en ocho pies, que es igual a 2,40 metros aproximadamente. Si hablamos del alto, aquí se produce una variación entre ocho pies también y seis pulgadas, que es lo mismo que 2 metros y medio; y entre nueve pies y seis pulgadas, que son casi 3 metros. En cuanto al largo, este varía aún más: de diez pies que son 3 metros, de veinte pies que son 6 metros, de cuarenta pies que son 12 y de 45 que son casi 14 metros. Ahora que ya hemos puntualizado en la variedad de las dimensiones, pasemos a determinar los distintos modelos de contenedor con los cuales nos podemos encontrar. Por un lado, tenemos al Dry Van, que se corresponde con un container estándar, que se caracteriza por su gran hermetismo. El Open Top, por otro lado, tiene la parte superior abierta como su nombre lo indica. El Reefer, a su vez, tiene un sistema de conservación de frío o calor, según las circunstancias. El Flat Rack carece de paredes laterales y es utilizado en cargas consideradas como atípicas. Y también está el Tank, por ejemplo, que fue ideado para el transporte de líquidos a granel.