maquinariaPRO
 

Suelos de tarimas flotantes

Maquinariapro » Construccion » Tarimas flotantes

 

Las tarimas son consideradas inversiones a largo plazo que requieren mínimamente de unos minutos de reflexión, no es suficiente con que sea bella o luzca bien, sino también tiene que ser fácil de colocar y sobre todo, económica; las tarimas flotantes son los modelos más comercializados en el mercado debido a que son los que mejor se adaptan a las necesidades, gustos y estilos de vida de los usuarios.

Las tarimas flotantes pueden tener muchas particularidades, para hacer una correcta elección aconsejamos operar siguiendo el siguiente orden: primero analizaremos el dibujo, es decir, debemos decidir si queremos juntas regulares, juntas, libres u otras; una vez que esa decisión esté tomada, seguiremos con el soporte en donde se instalará la tarima; después definiremos el lugar de uso y por último la madera que mejor se adaptará. Dentro de la gama de tarimas flotante entre las cuales podemos elegir, contamos con las tarimas macizas las cuales tienen como ventaja principal una gran duración y la belleza de lo natural y vivo; la única desventaja de este tipo de suelo es que no puede instalarse cuando se utiliza calefacción por suelo radiante; su instalación puede efectuarse sobre rastreles o pegada a la solera. La madera Marty es la más tradicional debido a que posee acabados y formatos convencionales, muy aconsejados para las casas antiguas; las tarimas flotantes impexwood son macizas fabricadas para ser instaladas sobre rastreles, los acabados que presentan son: biselados, rascados o color barniz.

tarimas-flotantes-maderaContamos también con el sistema Leitinger el cual incluye lamas de madera maciza de alta calidad procedentes de las mejores maderas europeas y canadienses, una vez que notemos que existe un gran desgaste en el piso, podemos proceder a su renovación fácilmente, con un simple tratamiento podemos devolverle a las tarimas el acabado inicial. Las tarimas flotantes tienen como gran ventaja una excelente estabilidad y barnices magníficos, podemos encontrar en el mercado tarimas flotantes multilama o lama única: las de una sola lama están compuestas de un solo elemento en el ancho; las tarimas multilama están compuestas de lamas de una misma dimensión, ensambladas entre sí sobre un soporte para formar una sola tabla, ambos modelos pueden instalarse pegados a la solera.

tarimas-flotantes-colocacionColocación de tarimas flotantes

Existen distintas formas de instalación de tarimas flotantes, primero no debemos olvidar que estamos hablando de un tipo de pavimento que se destaca sobre todo por su facilidad de colocación sobre pavimentos antiguos, siempre y cuando estos estén nivelados.

Las tarimas flotantes pueden instalarse sobre suelos de cemento, gres, terrazo, tablones, corcho, moqueta o vinilo; los modelos para interior ya vienen barnizados o encerados de fábrica con lo que no debemos darle ningún acabado posterior; además no se originarán obras ni escombros ni tampoco se tendrá que vaciar la totalidad de la casa. Al colocarse las lamas completamente fijadas o encoladas entre sí, la tarima se comporta como si fuera una única pieza, por eso se debe dejar una holgura perimetral para permitir las dilataciones y contracciones cuando éstas padezcan cambios bruscos de temperatura.

Si instalamos las tarimas flotantes sobre un aislante que la protege de la humedad y permite el pisado suave, será mucho más beneficioso y el producto tendrá una mayor duración; se evitará el crujido al andar sobre ella. La instalación de este tipo de elemento es mucho menos complicada ya que la madera no se pone sobre el pavimento directamente sino que las tablas se pegan entre sí, de ahí el nombre “tarima flotante”, para una mayor comodidad podemos adentrarnos en tiendas que venden tarimas cuyas piezas se acoplan unas a otras como un puzzle, sin necesitar pegamento. El roble, la haya y el cerezo son las maderas más económicas y las que mayor resistencia tienen con respecto a la humedad; también podemos optar por el abedul o el fresno, todo depende del tono y el color de la madera como el de la vivienda.

Los acabados más comunes o tradicionales pueden variar: satinado, barnizado, encerado, brillo o mate, cuantas más capas de barniz tenga la madera, más calidad tendrá.  Por último decimos que existe la posibilidad de incorporar maderas macizas, las cuales son más gruesas y más costosas pero más duraderas en comparación con las demás.