maquinariaPRO
 

Modelos de calderas de gas

Maquinariapro » Maquinas » Calderas de gas

 

Las calderas de gas son los calefactores más confiables dentro del mercado de la climatización; es que aquél pensamiento que se solía asociar con pérdidas o fugas de gas, seguidas de una inminente explosión, ha desaparecido.

Hoy estos equipos se confeccionan siguiendo estrictas normas de seguridad lo que nos garantiza no sólo un perfecto funcionamiento sino también el poder despreocuparnos cuando la llama piloto se apaga con el viento o si existen emanaciones de gases contaminantes.

El sistema de calefacción a través de calderas de gas se hace utilizando en la mayoría de los casos el gas natural como fuente de abastecimiento; es cierto que todavía se siguen comercializando las calderas de gas propano y butano, pero el gas natural ha demostrado ser mucho más limpio y menos nocivo para el medio ambiente. A grande rasgos, decimos que el funcionamiento de una caldera de gas se basa en calentar agua mediante el proceso de combustión de dicho gas y luego esta agua, ahora caliente, circulará por los radiadores repartidos por toda la casa; son muchas las ventajas que ofrece este tipo de calefacción, principalmente señalamos que el calor se reparte de manera homogénea por toda la dependencia sin tener que preocuparnos por los pedidos de suministro. Tampoco se almacena el combustible y el uso del agua caliente puede efectuarse en cualquier momento del día que se desee; otra de las ventajas de las calderas de gas radica en su limpieza y, como consecuencia, la carencia de riesgos al utilizarla; a diferencia de las salamandras o calefactores arcaicos, no emana monóxido de carbono o gases contaminantes por ende podemos instalar los radiadores en ambientes sin ventilación.

calderas-de-gas-modelosEn este equipo se quema el gas utilizándose el calor desprendido para calentar el agua que circulará por los radiadores así como por los conductos de agua caliente; las calderas de gas de tipo mural se clasifican en: calderas mixtas, de calefacción y mixtas por acumulación. Las más conocidas son las de calefacción, éstas están destinadas únicamente a abastecer los radiadores que climatizarán el ambiente; las calderas mixtas pueden utilizarse tanto en calefacción como para producir agua caliente, su limitación radica en el uso, es decir, cuántos más grifos de agua caliente estén abiertos, menor será el caudal total disponible. Por último contamos con las calderas de gas mixtas por acumulación, poseen las mismas características que las anteriores pero incorporan un depósito de agua de manera que nunca tengamos carencia de ésta si necesitamos utilizarla al mismo tiempo que tenemos los radiadores prendidos. Dentro de la clasificación también contamos con dos topologías, las calderas de tiro forzado y las de tiro natural, en estas últimas los gases se expulsan a través de una chimenea para evitar que los mismos se acumulen dentro de la dependencia. Las calderas de tiro forzado emplean un ventilador para realizar el mismo trabajo.

Instalación de una caldera de gas

calderas-de-gas-instalacionComo todo sistema de calefacción, o al menos en la mayoría de ellos, se requiere de una instalación, este procedimiento siempre debe hacerlo un técnico autorizado cuyo contacto puede ser obtenido por recomendación del fabricante o vendedor de la caldera de gas. Cuando el técnico termine su trabajo, tiene la obligación de facilitarnos un certificado de instalación en un impreso oficial; antes de proceder a esta tarea revisaremos que exista un conducto de salida de gases, en caso de que lo haya, debemos cerciorarnos si éste es individual o colectivo.

En caso de no contar con este conducto se deberá hacer un agujero en la pared, por éste sacarán un tubo que comunicará la caldera de gas son el exterior; algunas comunidades de propietarios poseen normas propias acerca de la instalación de calderas de gas. Al tratarse de una caldera estanca no existen riegos y por eso podremos colocarla en donde queramos, incluso en un armario; en único inconveniente aquí es el espacio que ocupa; si la instalamos fuera de la dependencia el consumo será mucho mayor aunque estorbará menos. Otro de los sistemas que ofrecen las calderas de gas de baja temperatura es complementar su funcionamiento con un sistema solar de producción de agua caliente; aquí los beneficios se vincularán a una reducción de costo en la factura de gas.