maquinariaPRO
 

Cocina microondas

Maquinariapro » Maquinas » Microondas

 

Conocido familiarmente como Microondas, Microwave o Micro, casi con cariño en el habla coloquial, tenemos que al buscarlo en el Diccionario de la Real Academia, se nos remite a ‘Horno de Microondas’, y lo define como aquél aparato electrodoméstico que está provisto de de un sistema generador de ondas electromagnéticas de alta frecuencia, y que tiene como principal función, el calentar en segundos o a lo sumo, en minutos distintos alimentos, e incluso, cocinarlos.

Hasta no hace mucho, estos hornos tenían, más allá de las distintas marcas, el mismo formato, más o menos lujoso, pero todos de forma cúbica rectangular, en su mayoría inexplicablemente pintados de blanco, con una puerta en el frente de la misma medida que el resto de los paños de metal que conforman este elemento cúbico, pero con vidrio a través del cual es posible visualizar la cocción de los alimentos. Desde hace un par de años comenzaron a comercializarse hornos de microondas con la puerta ligeramente combada: sirven para cocción de pizzas. Esta posibilidad, unida a la de tostador y cocción en etapas, fue invistiendo a este artefacto de mayor especificidad. También tienen distintas capacidades de cocción, distintas potencias, varían las categorías de descongelamiento, y hasta algunos cuentan con normas de seguridad pensadas para niños intrépidos: puertas con traba de seguridad. Y claro, también y particularmente, la diferencia la hacen las potenciales ondas que en cada caso son capaces de emitir. Vayamos entonces puntualmente, a la generación de esas microondas.

microondas-tiposCuando se habla de microondas, se define a un tipo de onda electromagnética comprendida en un espectro entre 300MHz y 300GHz. Estas ondas fueron descubiertas en 1888 por Heinrich Rudolf Hertz a partir de la creación de un aparato que producía ondas de radio. Las microondas pueden generarse de distintas maneras: de forma sólida, en semiconductores de silicio con distintos tipos de transistores (de campo, de unión bipolar, etc); y en tubos de vacío, que actúan a partir de los movimientos de un electrón en el vacío bajo la influencia de un campo magnético o eléctrico (en especial el magnetrón). Es un magnetrón el que se utiliza en los hornos microondas: estas microondas hacen vibrar las moléculas de agua generando un calor intenso, que es el que termina cociendo los alimentos.

microondas-productosFuncionamiento y características de una cocina microondas

Como señalamos anteriormente, se generan campos magnéticos que son los que permiten a través de sus microondas, finalmente, la cocción de los alimentos. Pero estas microondas que forman parte de ese espectro magnético, importan consigo, también, un nivel de radiación. Y allí nos vamos a detener. Al respecto, son fundamentales los materiales y el nivel de fabricación del horno microondas. El material metálico refleja en su totalidad las microondas, en cambio los no metálicos – como los vidrios- y algunos plásticos son transparentes a las microondas. Como ya dijimos, aquellos alimentos que contienen líquido, como alimentos, fluidos o tejidos, absorben la energía de las microondas fácilmente y de igual forma se cocinan. Por lo antedicho, es fundamental la solidez de fabricación: las microondas en el momento de cocción deben estar encerradas herméticamente en el horno, si existe una fuga será a través de la baja calidad del vidrio de la puerta o en la soldadura de los laterales. Un consejo que dan también los fabricantes que cuentan con normas ISO es que se mantenga el horno no sólo limpio, sino también libre de rajaduras y sin falso cierre de su puerta. De no cumplimentarse estas normas, el cuerpo de quien cocina puede absorber esas microondas y producirse un daño térmico grave por quemaduras, o bien, incluso, ante la cocción de determinados alimentos sin seguir las normativas de uso (cocción en sus cáscaras, de huevos y castañas, por ej.) éstos pueden estallar y causar un grave daño a quien esté manipulando el horno.

De igual forma ocurre con determinados líquidos cuya ebullición puede llegar a causar daños irreparables dado que el calor de las microondas tiene mayor profundidad que el de una cocina común.

Es por estas razones que se recomienda el uso de aquellos recipientes de cocción especialmente fabricados para este fin, pues de lo contrario, o bien puede dañarse el horno, o bien producirse un accidente en la persona que esté cocinando. Una de las recomendaciones más comunes de los fabricantes, al respecto de los utensilios para los hornos microondas es que no sean de metal ni tampoco, envolver el alimento en foil metálico por lo que decíamos antes, ya que el metal refleja las microondas y al recibir mayor energía la cocción será errónea. Finalmente, es la voz de la Organización Mundial de la Salud la que sale al cruce de rumores, sobre todo internéticos, acerca de la supuesta radiación en los alimentos luego de ser cocidos: absolutamente negativo, el alimento no se convierte en “radiactivo”, no se preserva las microondas una vez que el horno microondas acabó su cocción. En síntesis, siguiendo correctamente las instrucciones, una vez más la tecnología puede ponerse, como corresponde, al servicio del ser humano y sus necesidades.