maquinariaPRO
 

Características de los prismáticos

Maquinariapro » Maquinas » Prismaticos

 

Los prismáticos son un tipo de los llamados instrumentos ópticos, que se conoce también como binoculares. Contra lo que muchos piensan, los prismáticos también se adecuan a la observación nocturna, de hecho, tienen la misma funcionalidad, aunque no el mismo alcance, que un telescopio: disfrutar de la maravilla del cielo estrellado.

Pero a diferencia de los telescopios los binoculares abarcan zonas del firmamento más extensas y son por lo general muy luminosos, ello los hace especialmente adecuados para la observación de cúmulos estelares, nebulosas y alguna que otra galaxia. Visitar el centro de la Galaxia (la Vía Láctea) es también una de esas experiencias que vale la pena realizar aunque sólo sea para dejarnos maravillar. Con unos buenos prismáticos se podrían visualizar por ejemplo, los cráteres y cadenas montañosas de la Luna, los cambios satelitales galileanos, y todos los planetas a excepción de Plutón, y también brillantes asteroides como Vesta. Ni qué decir de Nebulosas como Orión y algunas Galaxias como Andrómeda.

prismaticos-estructura¿Pero qué diferencia a los prismáticos de los telescopios? Hablemos de potencias. Se indica en alguna parte del portante del prismático la leyenda aumentos x abertura. Hablar de aumentos nos lleva a la cantidad de veces que se agrandará o se nos acercará el objeto a observar. Por abertura se entiende al diámetro en milímetros de las lentes objetivo. Entonces si decimos, unos prismáticos del tipo 8x60 sabemos que estamos ante un instrumento óptico de 8 aumentos y 60mm de abertura.

Para la observación astronómica con prismáticos, no es necesario tanta amplitud de aumento como sí de abertura. Por ello es aconsejable si el uso es a esos fines, que los prismáticos tengas un mínimo de 50mm de diámetro en su objetivo, dado que si mayor es la abertura así también aumentará el poder recolector de luz y observar mejor los objetos, incluso los más tenues. Pero, debe tenerse en cuenta lo que ello supone en cuanto a volumen, peso y precio. Parece estar claro que a mayor diámetro, mayores serán también su longitud, peso, volumen, costo y, por supuesto, utilidades. Existen binoculares de 100 mm. de abertura -más que cualquier de la mayoría de telescopios refractores de aficionado, aunque debemos preguntarnos si realmente nos hará falta un instrumento tan extraordinario.

Tipos de prismáticos y sus componentespartes-de-un-prismatico

Es necesario contar entonces con un par de prismáticos con amplia abertura para una captación luminosa. Aunque también tanta abertura puede ser nociva para obtener una buena nitidez de percepción. Por ello, es que el diámetro más indicado es a partir de 50mm con una potencia que se adecue a esa abertura. Esa potencia tiene un factor llamado twilight que define la relación abertura-potencial, ese factor se obtiene comparando aumentos y diámetros en una fórmula que es el resultado de la raíz cuadrada del producto de multiplicar la potencia por la abertura.Es importante, si la visualización a conseguir se desea más precisa, y al igual que en el uso de un telescopio portátil, pensar como indispensable entonces la utilización de un trípode que engarza al prismático a partir de ajustarlo con un adaptador.

Algunos prismáticos tienen como característica las lentes coloreadas en rojo o en verde, esto depende del tipo de tratamiento que se le hace a las lentes, el mismo pretende impedir el reflejo de la luz en los mismos, o sea que la mayor parte de la luz atraviese toda la lente, y poder así, lograr recepción de imágenes más definidas. Respecto del enfoque, éste puede ser regulable o fijo. Los prismáticos cuentan en la parte superior de la carcaza con una rueda central o disco de enfoque, que en su giro permite ajustar la captación de la imagen.

El prismático de tipo regulable es aquél que permite una óptima toma de muestras en general, desde el vuelo de un pájaro hasta una nebulosa estelar. Por el contrario, los prismáticos que no cuentan con esta rueda son los llamados fijos, y tienen por tanto una producción de imagen más acotada. Sin duda, que por todo lo descrito, será un buen par de prismáticos lo que un aficionado puede utilizar para sus primeras incursiones de investigación, ya tanto en la selva como bajo el más estrellado de los cielos.

Los prismáticos con su campo de visón amplio permiten acceder a imágenes tan o más nítidas que un telescopio, ya que a diferencia de éstos, los prismáticos nos ofrecen siempre la imagen derecha tal y como se observa a simple vista, gracias a los prismas que se ubican en su interior. Si con un telescopio se veían pocas estrellas o lugares en blanco, el prismático permite una magnífica vista de conjunto. Para estas experiencias es importante contar con mapas estelares de buen trazado y guías, a los efectos de posibilitar una mejor visualización de los fenómenos. Sin duda, un buen par de prismáticos es ideal para empezar a bucear por las aventuras de explorar visualmente, al menos hasta pasar al telescopio, por el espacio estelar y adentrarse en los inicios de la ciencia astronómica.