maquinariaPRO
 

Usos de las soldadora eléctrica

Maquinariapro » Maquinas » Soldadora

 

Antes de hacer referencia al elemento con el que se puede llevar a cabo la soldadura, es decir la soldadora, pasemos a definir qué se entiende por el procedimiento de soldadura. Se llama soldadura a toda unión de dos materiales, que usualmente son metales o bien termoplásticos, dependiendo del caso. Dicha unión es lograda gracias a un proceso llamado “de fusión”, en el cual las piezas van siendo soldadas derritiéndose ambas y, a su vez, añadiendo metales o plásticos también derretidos para que se consiga un punto de soldadura (más comúnmente conocido con el nombre de “pileta”).

Cuando ese punto se termine de enfriar, en ese momento se va a producir la fuerte unión de las partes. Pero no siempre la unión alcanza esa fuerza necesaria para que los elementos permanezcan juntos. Por eso es que se requiere de una gran cantidad de energía, que por lo general proviene de un arco eléctrico. Sin embargo, la soldadura propiamente dicha se logra a partir del uso de soldadoras que producen rayos láser, rayos de electrones y también a partir de la ejecución de unos procesos de ultrasonidos o bien de procesos de fricción.

soldadoras-trabajoAsimismo, la energía que se requiere para las soldaduras de fusión (o de termoplásticos) tiene que emanar del contacto directo con el gas caliente con una determinada herramienta. En cuanto al ámbito donde es más común que se lleven a cabo procedimientos de soldadura, los ambientes industriales se erigen como los principales. Además, es posible que sea realizado de tres formas bien diferentes entre sí: al aire libre, en el espacio e incluso debajo del agua.

Debido a los peligros que puede acarrear, siempre se recomienda un detenido seguimiento de las normas de seguridad. Esto evitará, justamente, todos los riesgos de quemaduras, intoxicación debido a los gases tóxicos y muchos otros peligros más que surgen y que se relacionan con la presencia de la luz ultravioleta.

Distintos tipos de soldadoras y soldaduras

soldadoras-maquinasNo hay una sola forma para unir de manera permanente dos elementos, más bien hay decenas de formas de soldadura como de soldadoras. Una de ellas es la soldadura por fricción. Se trata de un sistema que aprovecha correctamente el calor que genera la fricción (de ahí el nombre del método) mecánica entre dos componentes o piezas en continuo movimiento. Se emplea este sistema cuando se quieren unir dos piezas, a pesar de que una de ellas presente características diferentes, o de otra naturaleza, en relación con la pieza restante. Un ejemplo de esto es cuando se quiere soldar el acero con el cobre. En cuanto al funcionamiento de la soldadora para unir mediante este proceso, consiste en que la pieza gire, pero en un movimiento de rotación que resulte fijo (o también variable) alrededor de su propio eje longitudinal, para luego asentarse sobre la otra pieza que interviene en el proceso. Solo cuando la cantidad de calor que se produce por la fricción es suficiente para que las piezas trasladen la temperatura a la soldadura misma, entonces el movimiento va a verse interrumpido de manera brusca. Lo que se produce a continuación es un empuje, que va a realizar la soldadura final, gracias a esa penetración granular que pudo ser efectuada. Otro tipo de método utilizado por las soldadoras está consumado por la acción del rayo láser.

Es un sistema que consiste en utilizar la energía que brinda el haz de luz del láser para que se pueda fundir y también recristalizar un material, o los dos materiales que tienen que ser unidos u amalgamados. Por toro lado, en este tipo de mecanismo no va a haber aporte alguno de materiales externos y la soldadura se va a efectuar gracias al calentamiento de la zona donde efectivamente se soldarán los elementos en cuestión. Lo que ocurre es que a partir de los espejos, toda la energía va a centrarse en las zonas del material que son más reducidas que otras. En el momento en que se obtiene la temperatura de fusión adecuada es cuando se va a generar la ionización entre el material y el gas. Ahora bien, en cuanto a la soldadora como elemento en sí, es importante destacar que se trata de un instrumento con el cual, efectivamente, es posible soldar dos elementos de igual o distinta naturaleza.

La soldadora es un accesorio indispensable para muchos sectores laborales, como es el caso de los talleres electrónicos y de los talleres mecánicos, lugares donde continuamente se deben unir dos piezas metálicas a partir del fundido de otro material, que va a facilitar la juntura de las mismas. Hay muchas versiones de soldadoras, pero la más cotizada es la que funciona con láser (cuyo sistema ya hemos descrito) y que es muy común para las tareas de joyería, es decir, se trata de un modelo requerido por los artesanos para sus labores de orfebrería. La soldadora eléctrica también es muy común, lo mismo que la industrial, que implica métodos como el capilar, el fuerte y el blando.