maquinariaPRO
 

Taladro portátil

Maquinariapro » Maquinas » Taladro

 

Dentro del mundo de la construcción como de la industria existen algunos artefactos que son necesarios para poder desarrollar ciertas acciones o actividades, entre ellos podemos nombrar a la soldadora, los martillos eléctricos, las cortadoras y los taladros.

Es justamente de éste última del cual hablaremos en nuestro artículo, para comprender mejor sus aplicaciones es necesario que primero lo definamos y brindemos una idea de su apariencia; los taladros poseen formas de pistola, de hecho cuenta con un “gatillo” que se acciona como interruptor. Está protegido por una carcasa, habitualmente confeccionada en plástico, que recubre el motor; en su extremo posee una pieza que permite acoplar los accesorios necesarios para poder trabajar, a esta parte se la denomina portabrocas. Esta es medianamente la idea de un taladro, decimos que su manipulación se realiza manualmente, con soporte de columna u horizontal; si optamos por la primera opción entonces debemos recurrir a un taladro pequeño y de poco peso para una buena manipulación. De lo contrario, si elegimos taladrar con un soporte de columna, entonces pasaremos a emplear taladros más grandes de mayor potencia; este soporte es el que nos permite graduar con mayor facilidad la profundidad de cada perforación.

taladros tiposEl soporte horizontal nos permite invertir el habitual estilo de trabajo haciendo que el elemento móvil sea aquél que se desea taladrar y no el taladro, el cual permanecerá estático. De acuerdo el tipo de taladro que elijamos serán sus velocidades, algunas de ellas incluyen dos o más velocidades, cuanto menos velocidades incluya menor será nuestro campo de actuación; la potencia debe rondar entre los 600 W y 700 W para poder trabajar correctamente y realizar buenas perforaciones. Los modelos más modernos cuentan con un doble aislamiento los cuales cuentan con una capacidad eficiente para aislar el motor y a éste de los elementos externos que se hallen bajo tensión eléctrica; el mandril se inserta en el eje del motor y sirve para colocar las diferentes brocas a utilizar, su tamaño siempre será proporcional a la potencia de la máquina y determinará el diámetro del tipo de broca a usar. La escofina facilita la obtención de agujeros de forma irregular mientras que las brocas planas se emplean para taladrar agujeros grandes; el espiral se emplea para perforar madera y las brocas helicoidales para enclavijar.

taladrarCómo usar el taladro correctamente

Los taladros parecen ser a simple vista máquinas simples de manipular, y aunque es cierto que no requieren de ninguna ciencia para poder usarlos, sí se necesita de algunos trucos para obtener buenos resultados. Por ejemplo, muchos son los que no saben cómo empezar a utilizar esta máquina, si se quiere trabajar sobre una superficie metálica, entonces es recomendable empezar marcando el emplazamiento exacto del agujero, esta tarea se realiza con un punzón. Luego colocaremos la broca con mucha precisión para evitar que se deslice y pueda provocar un accidente; jamás se debe perforar una plancha metálica sujetándola con la mano, este error es muy común entre los trabajadores inexpertos, por lo general cuando esta acción se realiza, la broca al perforar la totalidad de la plancha la hace girar lo que provocaría severos cortes. Los taladros pueden hacer agujeros de diversas dimensiones, si necesitamos hacer uno de gran diámetro es aconsejable empezar haciendo un pre-agujero, es decir, un orificio de diámetro más pequeño, el mismo nos guiará con precisión para realizar el agujero más grande; durante este procedimiento es importante lubricar la superficie de trabajo dicha tarea se logra con vaselina y al mismo tiempo se consigue enfriar el metal. Para taladrar tubos metálicos se debe usar un soporte para asegurar una perforación perfectamente vertical, sujetaremos la pieza en un tornillo de banco y empezaremos con la perforación. Es vital estar atentos cada vez que manipulemos taladros ya que aunque parezcan máquinas inofensivas su incorrecto uso puede causar daños muy severos; cuando dejemos de utilizarlo es conveniente desenchufarlo o poner el seguro para evitar que, por accidente, se dispare el gatillo y pueda causar lesiones. Algunas personas utilizan guante o antiparras para asegurarse de que los restos de chapa o madera no se desplacen hacia los ojos y el rostro.