maquinariaPRO
 

Historia del telescopio

Maquinariapro » Maquinas » Telescopio

 

Cuando hablamos de telescopio, estamos ante el tipo de instrumento óptico que según el Diccionario de la RAE sirve para ver ampliada una imagen u objeto a distancia. Posee un dispositivo que permitirá la visualización a través de un sistema de refracción o de un espejo cóncavo. Justamente, lo dice su etimología: es una palabra que proviene del griego, tele, significa lejos, y skopien, mirar. Mirando hacia atrás en la historia del telescopio, nos llegamos hasta el siglo X, época en que árabes, vikingos y persas desarrollaron distintos tipos de telescopios con el fin de investigar el firmamento, por supuesto, eran primitivos y básicos pero en definitiva, son los primeros lentes con los que se intenta visualizar los astros. Se tiene noticias que hacia 1608 es cuando aparece el primer telescopio, invento en apariencia, de origen holandés. Pero será Galileo, quien en 1610 perfecciona el instrumento, y es el primero en utilizarlo como herramienta científica en sus estudios de astronomía. Es ese telescopio el que le servirá a Galileo Galilei para seguir y ampliar la teoría de Copérnico acerca de que, la Tierra, en su redondez, giraba alrededor del Sol y no al revés.

telescopios-antiguosEsta cuestión, como es sabido, no sólo le costó la excomulgación de la iglesia católica, sino que además, su memoria debió esperar por cientos de años hasta que fuera reivindicada. ¿Pero cómo funciona un telescopio? Este instrumento, permite a través de uno o varios de sus espejos cóncavos o curvos, captar la luz de los objetos lejanos o la radiación electromagnética. Esa luz, una vez captada, se transporta hasta un foco, donde se establece la imagen definitva. Todo telescopio está básicamente compuesto de un tubo –que fija la óptica-, un objetivo –componente óptico básico-, un porta ocular –éste permite el enfoque fino ya que sostiene el ocular-, un buscador –a modo de mira telescópica-, y las lentes secundarias, llamadas oculares, que proveen aumento-. Por último los frenos, la montura y el trípode. Estos elementos en conjunto, permite que los cuerpos celestes sean vistos con los telescopios y observados por los astrónomos en sus investigaciones.

Tipos de telescopios

En lo referente al tipo de telescopio que capta la radiación magnética, éste funciona a través de antenas con la forma de un plato cóncavo. Estos platos son direccionados hacia el espacio celeste y según hacia qué dirección se enfoquen, éstos podrán captar las ondas que proceden del espacio. Por lo general, se emplean varias antenas de este tipo direccionadas hacia diversos puntos estratégicos, y así, el telescopio, capta las ondas magnéticas. Este tipo de telescopio es justamente el utilizado en las misiones espaciales y en aquellas, sobre todo, que buscan vida extraterrestre. Todo telescopio está provisto de montura direccional.

tipos-de-telescopios

A partir de esta descripción, podemos inferir que existen dos grandes clases de instrumental: los telescopios simplemente ópticos, y los que permiten captar a través de esas antenas circulares las ondas electromagnéticas. Además, los ópticos, se diferencian entre los refractarios y los que captan la luz. Aquí entonces, cabe indicar que un telescopio, según se lo ‘ubique’ o se lo monte, será aquello que capte, a saber, la montura puede ser ecuatorial, generalmente dotada con un motor eléctrico, permite seguir el movimiento de la tierra. El segundo tipo es la azimutal, que es la más simple, accesible y fácil de usar, ya que es manual y lo único que hay que hacer es seguir las estrellas, sea de arriba abajo o derecha izquierda. Por último, la montura de tipo robotizada es aquella que está programada para mostrarnos estrellas, planetas y otros astros desde una base de datos informatizada. Es importante detallar que, a partir de la imagen que se obtiene de un telescopio, se verifican diferentes limitaciones a la fidelidad de esa imagen respecto del objeto observado, y esa fidelidad está directamente relacionada a factores que son determinantes en el funcionamiento del telescopio. Algunos factores que influyen tiene que ver con el telescopio en sí, como instrumento; también es factor determinante el modo en que se irradia la luz hacia la atmósfera. Por eso es fundamental tener en cuenta algunos detalles a la hora de definir qué tipo de telescopio adquirir sea para uso privado o no. En primer lugar, algo básico: hay astros observables y otros que no, sobre todo teniendo en cuenta si usamos el telescopio sin resoluciones científicas. En segundo lugar, y respecto de la imagen, si se quiere que ésta sea más estable, el telescopio debe ser un refractor. Si se desea uno más transportable y que sirva para obtener fotos, el telescopio debe ser reflector. Por último está el telescopio catadióptrico, que resume las dos posibilidades. De esto se deviene, que elegir un telescopio estará determinado por el uso que se le dé: esto podrá ser para la simple contemplación, para registrar imágenes o bien, para uso científico.