maquinariaPRO
 

Características de los embalajes de madera

Maquinariapro » Materiales » Embalajes de madera

 

Cuesta creer que el origen del embalaje de madera haya sido el uso de recipientes (de arcilla, por ejemplo) cuyo fin era el de contener algo en su interior.

Con el transcurso de los años y el desarrollo de la tecnología, la disposición de elementos de manera cuidadosa para su traslado se ha ido diversificando enormemente hasta el punto de contar con una gran variedad de opciones. Es decir, la mercadería ahora está muy lejos de ser resguardada en primitivos recipientes. A los estuches, cestas, bandejas y el sistema wrap-up, se le puede agregar la madera como material utilizado para la contención del producto que se quiere proteger para su traslado. Dicho embalaje de madera se obtiene del tronco de una planta, especialmente los árboles, lo que da como resultado una propiedad de resistencia ideal para numerosos fines, como el de protección al que nos estamos refiriendo. Cuando se utiliza la madera para la protección de la mercadería por lo general anteriormente se tuvo que haber realizado un proceso mediante el cual se remueve su corteza. Es importante mencionar que la corteza es la capa del árbol más visible, que se encuentra en el lado externo y que está constituida por todas las células muertas de la planta.

embalaje-de-madera-cajaAsimismo, la corteza cumple una función de gran relevancia, puesto que es la que protege, funcionando como capa, contra todos los agentes atmosféricos que puedan ocasionar daños. Cuando se utilizan los embalajes de madera para contener una mercadería, se le exige a los proveedores que éste se encuentre bien marcado, porque sino el envío puede llegar a ser rechazado. Sin embargo, si no se altera la unidad del embalaje, entonces no es necesario que se lo someta a un remarcado o a un retratamiento. Además, es importante mencionar que este tipo de contención puede atravesar diferentes etapas. Una de ellas es la de reciclado, que consiste en deshacerse de manera total o parcial de un contenedor de madera que haya sido anteriormente utilizado. Lo que ocurre es que se vuelven a usar los componentes, sin ser sometidos a nuevos procesos, con el objetivo de crear un nuevo contenedor o protector de la mercadería. Otro procedimiento tiene que ver con la refabricación. Lo que ocurre aquí es que se deshace completamente un artículo de protección de madera para usar luego sus componentes, habiéndolos aserrado antes o no, y también con el objetivo de crear un nuevo tipo de contención. En tercer lugar, está el proceso de reparación. Éste consiste en remover los componentes del contenedor que se usó previamente para reemplazarlo con una madera enteramente nueva. Por último, nos encontramos con la reutilización, que tiene que ver con el segundo uso que se le da a la unidad protectora, pero sin tener la necesidad de cambiarla o transformarla en absoluto.

Cuidado de los embalajes de madera para evitar riesgos

embalajes-de-madera-tiposSi bien la madera es un material que puede traer consigo muchos beneficios a la hora de proteger un determinado producto (fundamentalmente porque una de sus propiedades innatas es la resistencia), también exige un tratamiento cuidadoso antes de ser utilizado con dicho fin. Es decir, los peligros que puede ocasionar este tipo de embalajes de madera están siempre latentes. Habitualmente, se recomienda que cuando se emplea cualquier tipo de embalaje de madera o de madera estiba, este material tiene que estar descortezado pero además es posible que se pueda llegar a solicitar un certificado donde haya quedado documentado que el material ha pasado por un tratamiento fitosanitario, siempre con el objetivo de que el producto que se contiene pueda estar lo mejor acondicionado posible. Este proceso fitosanitario consiste en que el material esté protegido por una sustancia o conjunto de sustancias, cuya función es doble. Por un lado, esta mezcla ayuda a prevenir que los insectos, ácaros, hongos, bacterias y malas hierbas dañen la composición del material. Y, por otra parte, también puede destruir enteramente la acción de estas formas de vida (vegetales o animales), que inciden directamente sobre la salud pública, sobre lo cual ampliaremos a continuación.

También es posible prevenir que se susciten estas malas acciones a través del uso de plaguicidas, desecantes o defoliantes, aunque los resultados son muy variados. Esto es importante de tener en cuenta porque muchos estudios han confirmado que el embalaje de madera utilizado en el comercio internacional se constituye en una de las principales vías de dispersión de plagas. Esto ocurre no solo porque no se sometió al material al proceso fitosanitario o cuarentenario sino porque además muchas veces el material de por sí es de una calidad muy baja, cuyo origen resulta también difícil de confirmar. Es decir, a veces resulta un peligro que se utilicen desechos o restos de aserrío.