maquinariaPRO
 

Sistemas de encofrados

Maquinariapro » Materiales » Encofrados

 

El uso y la construcción del encofrado es de larga data, si bien el encofrado moderno, flexible a los cambios estructurales y climáticos, como hoy lo conocemos fue ideado en 1950. Es importante describir que cuando se habla de ‘encofrados’ no sólo se refiere al utilizado en arquitectura, diseño y construcción de obra.

Existen diferentes usos y tipos de encofrados. Desde el conocido en construcción destinado a estructuras de mampostería y cerramientos de lozas, hasta el encofrado arcillosos que se utiliza para recubrir piezas de incalculable valor en orfebrería. Si hacemos un poco de historia nos remontamos hasta los egipcios quienes ya utilizaban una especie de yeso calcinado que aportaba a las construcciones una terminación. La misma utilidad le dieron los griegos. Los romanos agregaron además a esa mezcla ceniza volcánica y la utilizaron para todo tipo de construcción.

Como era acostumbrado, los romanos llevaron con sus conquistas también su cultura. La técnica del encofrado se extendió también por los pueblos a los que invadían. Característica de ello son las construcciones en la actual España y Francia. Pero es particularmente en Inglaterra, en 1774, donde John Smeaton retoma la técnica romana y construyó la primera estructura de concreto con encofrado retomada desde los romanos, en el faro de Eddystone. Los faros anteriores eran consecutivamente destruidos por las tormentas. En América, se utiliza esta técnica por primera vez en Nueva York, en 1825, en la construcción del canal de Erie.encofrados-muros

¿Qué herramientas son necesarias para la construcción de un encofrado? Básicamente, serrucho, escuadra, martillo, marco de sierra en segueta, gancho para amarrar el acero, pala, pica, palustre, flexómetro, hilo, lápiz. Conforma además el equipo una mezcladora, andamios, escalera, baldes. El encofrado es aquella estructura temporal que se destina a darle a una estructura de concreto su forma definitiva. Tiene como función primordial otorgarla posibilidad de que el acero de refuerzo sea ubicado en el sitio correcto, otorgándole al concreto su forma y propiciando el apoyo necesario hasta que se consolide. El encofrado está constituido por un molde y sus los correspondientes tacos que son los que apuntalan el molde, esos tacos pueden ser metálicos (ganchos) o de madera.

encofrados-metalicosEncofrados metálicos

Respecto a las condiciones generales de los encofrados, éstos si son metálicos y correctamente manipulados, presentan un mínimo desgaste. Luego de ser usados, se los debe limpiar convenientemente e impregnárselos con un producto de desmolde de venta masiva, algún tipo de aceite, o bien, petróleo o ACPM con parafina al 50%, pero todo dependerá del acabado que quiera dársele. Para evitar que se oxiden, es conveniente protegerlos con pintura anticorrosiva, particularmente cuando están por demasiado tiempo a expensas de los cambios climáticos. De igual manera, se debe proteger a los encofrados de los rayos de sol y de la lluvia.

Una vez utilizados, se aconseja guardarlos en sitios cubiertos y secos, se almacenan de manera vertical o apenas inclinados sobre un muro y elevados del piso sobre bloques y debidamente rotulados. No debe abusarse al armarlo de clavos y tornillos ya que esto debilita la madera. Para su óptima conservación, la madera es conveniente se pinte con periodicidad y así evitar el deterioro por acción del clima. Es necesario también que si sufrieron algún daño, éste sea reparado. Cuando se realice el desencofrado, o sea, el retiro del encofrado, debe utilizarse con cuidado el martillo metálico para no dañar ni la madera ni los ganchos. Antes de armar el encofrado de madera, se debe evaluar la dirección de carga de la losa, pasar niveles sobre los muros, y colocar los tablones de madera seleccionados para que no se hundan los tacos. Esto en el caso del encofrado de una losa maciza. En el caso de armar un encofrado metálico, el procedimiento es el mismo que en el de madera sólo que se eligen cerchas y tacos metálicos, con tablones de base en madera. Sea el encofrado que se elija, es determinante verificar su construcción a partir del plano de obra. De éste, dependerán no sólo los materiales a utilizar, sino también las cargas y la longitud de las barras, además de las mallas que van electrosoldadas.

Respecto del desencofrado, sea encofrado de metal o de madera, se procederá a realizarlo después de once días, con el clima cálido, y de quince días, con el clima frío. En toda estructura de hormigón armado, más allá de cuál fuere su finalidad arquitectónica, el armado del encofrado, la operativa de construcción elegida para la losa, la elección acertada de materiales, mano de obra y elementos de trabajo asignarán a la estructura una solidez y una pervivencia que sin duda, se encontrará sabia y determinantemente sustentada y propenderá sin duda a una resistencia perdurable.