maquinariaPRO
 

Extintor manual

Maquinariapro » Materiales » Extintor

 

Con el nombre de extintor (como el caso del de fuego) o bien matafuegos se conoce a un artefacto cuya función única y fundamental es, justamente, la de apagar el fuego.

En lo que respecta a su constitución, se trata de una suerte de recipiente metálico, que puede ser un cilindro de acrílico o bien una bombona, que es capaz de contener un agente de extinción que funciona a presión. De esta forma, cuando se abre una válvula, el agente sale por una especie de tobera que, a su vez, se dirige a la base misma del fuego que se ha originado. Por lo general, estos dispositivos cuentan con un sistema de prevención de activado accidental, el cual debe ser deshabilitado en el momento previo al uso del artefacto en cuestión.

Otra forma de definir a los extintores, es como un aparato de carácter autónomo, el cual se encuentra diseñado como una totalidad y que puede ser desplazado por la acción de una sola persona, siempre utilizando un mecanismo que impulsa bajo presión de un gas o bien mediante la presión mecánica. Lo que se lanza es un agente extintor que va hacia la base del fuego y eso provoca la completa extinción del mismo. En cuanto a su tamaño, los hay diversos. Hay series cuyos diseños son muy pequeños y que resultan ideales para ser transportados en los automóviles. Por otra parte, están aquellos de constitución más grande, que deben ser colocados en un carrito con ruedas debido a su excesivo peso.

Contenido de un extintor de fuego

extintor-autosLos contenidos, por otra parte, varían de uno a cincuenta kilogramos de agente de extinción. Respecto a este, el de los agentes de extinción, es posible distinguir o subclasificarlos en distintas clases. Entre ellos podemos destacar a los que son hídricos, es decir, los que operan por estar cargados con agua y en muchos casos con un agente espumógeno, que en la actualidad están en desuso puesto que no habían resultado demasiado eficaces. También los hay de halón, cargados con hidrocarburo halogenado, que se encuentran prohibidos en el mundo por ser altamente nocivos para la capa de ozono. También es posible encontrar un agente de extinción de polvo, que tiene un sistema de multifunción. Por último, el mercado ofrece un tipo de agente de C02, a los que también se lo conoce con el nombre de Nieve Carbónica o bien Anhídrido Carbónico; junto con otra oferta: la del agente de extinción para metales, que solo son válidos para los metales combustibles, como el caso del sodio, el titanio, el magnesio y también el potasio.

extintor modelosVolviendo al tema del tamaño, es posible diferenciar a los extintores en dos clases: portátiles y móviles. En el primer caso, su peso es de treinta kilogramos de medida total. Dentro de este grupo también se encuentran los portátiles dorsales, que también llegan a los treinta kilogramos de peso total. En el segundo caso, tenemos a los que pesan más de esa medida, razón por la cual deben llevar en su constitución unas ruedas para poder ser desplazados. También los podemos diferenciar de acuerdo a los fuegos que son capaces de apagar en cada uno de los casos. Por ejemplo, hay fuegos cuyo origen es eléctrico y otros que son originados por combustibles líquidos y también por combustibles sólidos. Todo esto va a depender siempre del extintor que contienen. Las posibilidades que ofrecen cada uno de ellos por lo general se encuentran escritas visiblemente en la etiqueta de los artefactos.

Tipos de extintores

extintor-nivelesUno de los modelos principales de extintor es el que opera mediante agua a presión. Este artefacto se encuentra diseñado con el objetivo de proteger las áreas que contienen riesgos de fuego de la clase A, cuyo ejemplo son los combustibles sólidos. Las aplicaciones más comunes en las cuales operan son en el medio de la carpintería, los aserradores, hospitales y depósitos. Aquellos modelos que son de agua pulverizado tienen la finalidad de proteger aquellas zonas que cuentan con riesgos de fuego de dos clases: la A, que se corresponde con los combustibles sólidos y la C, que tiene que ver con los equipos eléctricos. Se caracterizan por ser eficientes y seguros en el momento de extinción.

En cuanto a sus aplicaciones, las mismas pueden ser los edificios de departamento, las industrias electrónicas, los bancos, museos, oficinas y los servicios aéreos, entre otros lugares. Otro ejemplo es el extintor limpio, que no provoca ningún tipo de toxicidad ni problemas respiratorios, así como tampoco deja residuos posteriores a la eliminación del fuego. Su desempeño es más que eficiente y su manga se encuentra diseñada para que el operador pueda maniobrar el artefacto con mayor facilidad.