maquinariaPRO
 

El hierro forjado desde sus comienzos

Maquinariapro » Materiales » Hierro forjado

 

El hierro es un producto ferroso que cuenta con la propiedad de poder ser forjado y martillado al rojo vivo para luego enfriarse rápidamente. El hierro forjado se funde a una temperatura de 1500º C. Se caracteriza por su bajo contenido de carbono lo que lo convierte  en una de las variedades de uso comercial con más pureza de hierro. Este material es maleable y fácilmente aleable con otros metales pero aun así es relativamente frágil y no apto para la elaboración de laminas como espadas.

El hierro forjado ha sido empleado desde hace ya miles de años y hasta ha sido la composición más común del hierro tal y como se ha conocido a lo largo de nuestra historia. El hierro forjado tradicionalmente, ha sido obtenido mediante el mineral que contiene el hierro calentado a la temperatura de una forja, después de esto se procedía a golpearlo con un mazo o martillos para poder eliminar las impurezas y escorias que podría llegar a tener este material. En el siglo XX los procesos industriales encontraron la forma de producir hierro forjado en grandes cantidades, de este modo se pudo utilizar este material en la construcción de grandes estructuras de ingeniería o arquitectónicas. Realizar uniones de hierro forjado mediante la soldadura ha cedido este material para usos y fines decorativos o secundarios en las construcciones como por ejemplo en la elaboración de enrejados o piezas decorativas.

hierro-forjado-artesaniasArtesanías en hierro forjado

Los trabajos artísticos  hechos en hierro forjado datan de épocas incluso, anteriores a Cristo. Por ejemplo la civilización egipcia tuvo conocimiento de este material mucho antes de las famosas dinastías tal y como lo comprueban las piezas de collares que se hallaron en excavaciones arqueológicas en alguna tumba cercana al Cairo. Del continente asiático este material llegó a Europa con anterioridad a los tiempos legendarios de Grecia ya que se han descubierto ruinas de Creta y Micenas cuyas construcciones contienen muchos detalles trabajados en hierro forjado. Existen tres estilos artísticos con los cuales se trabajan los diseños de las esculturas en hierro forjado. Uno de ellos es el estilo Árabe de los cuales se conocen algunas bisagras, herrajes, clavos de cabeza gruesa y distintas llaves. En el hierro forjado con este estilo la forma que predomina es la de media luna. Las cabezas de clavo ornamentales y los refuerzos para las puertas y arcones presentan una forma de cono o en algunos otros casos de semiesfera cuyos detalles y adornos son más lineales.

hierro-forjado-casoEl estilo románico, tiene la característica del uso repetido de la forma espiral como refuerzo y motivo de adorno y sencillez en la mayoría de los objetos de hierro forjado. Por ejemplo, las rejas para cerrar alguna capilla o incluso las ventanas se forman con barrotes de sección cuadrada que en años posteriores se fueron modificando y modernizando de acuerdo a la época, por su lado, los candelabros eran construidos en forma de trípode  con un vástago prismático que remataba en punta para clavar en el la vela o antorcha, al cual, años después se le agregó un plato de hierro forjado en su base para la recolección de la cera derretida. El estilo gótico pertenece al comienzo del siglo XVI donde los adornos en hierro forjado se destacaban por sus detalles angulosos que a menudo estaban calados. También por su esbeltez y buen gusto imitando a la escultura ornamental de aquella época. Los objetos de hierro forjado más comunes realizados con este estilo solían ser los herrajes que eran parecidos a los del estilo románico pero con adornos ramificados  que presentan variantes de la flor de lis. 

Las rejas con las que se decoraban las ventanas están constituidas por finos barrotes de sección redonda y generalmente retorcidos que se encuentran  horizontalmente en dos o más piezas mediante una cenefa que los separa por macollas, pináculos y escudos. El apogeo a que llegaron los hierros forjados en la edad moderna se finalizó ya entrado con el estilo plateresco.

Las rejas alcanzaron una exquisitez tan particular en Europa que ninguna obra se ha igualado a ellas. Dichas rejas se constituyen de un modo parecido a las del estilo gótico pero convirtiéndose en series de esbeltos barrotes cilíndricos o cuadrados y adornándose con repujados similares al del Renacimiento al igual que el remate del conjunto. Generalmente se decoran y preservan de la herrumbre, éstos y otros artefactos u adornos de hierro forjado por medio del dorado, plateado, y color negro azulado.