maquinariaPRO
 

Limpieza de tuberías y mantenimiento

Maquinariapro » Materiales » Limpieza de tuberias

 

El mantenimiento de las tuberías domésticas no es un proceso fácil de llevar a cabo. Diariamente hay malos olores, escapes de agua y obstrucciones varias que dificultan no solo el mantenimiento en sí sino también el cuidado a través de la limpieza de tuberías.

Recordemos que generalmente las tuberías, especialmente aquellas cuya instalación data de hace mucho tiempo atrás, siempre corren el riesgo de irse deteriorando. También en muchos casos se cree que el deshacerse de los residuos no va a provocar daños en las tuberías. Nada más equivocado que este prejuicio. Casi siempre que las tuberías se encuentran dañadas es porque se cree que son una vía de disposición de basura. Para combatir esto, es preciso cuidar las tuberías y limpiarlas con conciencia y constancia. Muchos expertos coinciden en que la gente se rehúsa a limpiar las tuberías porque ven al proceso como algo engorroso y difícil de ejecutar. Sin embargo, para evitar futuros inconvenientes, los mismos expertos recomiendan una revisión y limpieza de tuberías profunda, al menos una vez al mes. Veamos cómo es posible llevar adelante una limpieza de tuberías.

productos-de-limpieza-de-tuberiasPara solucionar el tema de los desperdicios que se van por los desagües, se puede prevenir evitando arrojar los restos de la comida, cabellos y elementos de punta filosa. Porque si se hace esto, lo más probable es que formen una mezcla con la sal y la cal u otros sedimentos que se encuentran en el agua que, unidos a lo que se arroja por los desagües, va a producir que las tuberías se atasquen irremisiblemente. Si esto ya ha ocurrido, entonces hay formas de limpiar las tuberías para revertir el atasco. Para realizar esto, tenemos a los llamados desastacadores químicos. Pero atención, los mismos son extremadamente tóxicos por su composición, por lo cual hay que evitar cualquier tipo de contacto con la piel. Uno de los trucos para que el desastacador químico penetre en los caños realizando la limpieza de tuberías con mayor facilidad es hirviéndolo. Pero ante esto también se deben tomar precauciones: hay que protegerse del vapor que emana la mezcla. Muchas veces no se leen las instrucciones y el producto químico no es diluido en agua (paso que no hay pasar por alto), lo cual puede ser altamente peligroso para el proceso. Antes de aplicar el producto, se recomienda que se chequee que en las tuberías no haya ningún elemento que obstruya la circulación del agua.

Limpieza de tuberías en el fregadero y el bañolimpieza-bano-fregadero

Muchas veces se atascan objetos en el inodoro y el fregadero. En el primer caso, hay que atar una toalla alrededor de la escobilla y luego mover ésta de arriba hacia abajo haciendo fuerte presión para revertir el atasco. En el segundo caso, el uso más común es el del desastacador de goma. Desatascar los caños y realizar una limpieza de tuberías no es un proceso difícil si se lo hace cuidadosamente. Por ejemplo, aparte de la utilización del producto químico más arriba mencionado también funciona lo siguiente. Hay que hervir cristales de sosa en agua bien caliente. En lo que respecta a las medidas, por cada taza de sosa hay que usar dos litros de agua, no más. Otro de los productos que también se pueden utilizar para que se acabe el problema de obstrucción del desagüe son las barritas biológicas para la limpieza de tuberías. Estas se introducen en el desagüe, lugar en el que se deshacen degradando los restos de materias orgánicas. Al mes de su ubicación, la barrita estará completamente consumida. Dichas barras están formadas por lipasa, amilasa y microorganismos que segregan enzimas, entre otros componentes. Otra de las ventajas de una profunda limpieza de tuberías es que evita una gran incomodidad: los malos olores. Estos muchas veces suben por los desagües y cuesta que su erradicación sea completa. Para ello hay que utilizar sifones que son los principales agentes de eliminación de malos olores. Pero de nada sirve su empleo si los sifones mismos no se limpian también. Para llevar adelanto esto hay que quitar el tapón de limpieza y remover los restos que se han ido juntando, ocasionando el hedor fruto de la descomposición.

La limpieza de los sifones se debe realizar con la misma frecuencia que la de las tuberías: mínimo una vez al mes. Si el olor es persistente, también es posible realizar una mezcla que lo elimine, como el caso de los residuos.

Aunque en esta oportunidad hay que mezclar: dos tazas de agua caliente, una taza de vinagre y media de bicarbonato de sodio. Una vez que se combinaron estas sustancias, hay que echarlo con mucho cuidado por el desagüe, seguido de agua hirviendo. Otro inconveniente que traen consigo los caños si no se lleva a cabo una limpieza de tuberías es la fuga del agua.

Cuando se origine un problema semejante, se corta la circulación del líquido y se vacía enteramente el conducto. Seguido a esto, hay que colocar un trozo de goma (puede ser de borrar) sobre el agujero y mantenerlo apretado. Pero atención, esto hay que realizarlo siempre y cuando el agujero sea pequeño, de lo contrario se recomienda solicitar la asistencia de un profesional.