maquinariaPRO
 

Tipos de papel tapiz

Maquinariapro » Materiales » Papel tapiz

 

Las habitaciones puede decorarse de muchas maneras, éstas dependerán de gustos muy específicos que nosotros tengamos, el papel tapiz es una solución práctica, rápida y accesible; el gran secreto de escoger un buen papel tapiz es tener en cuenta algunas consideraciones antes de su compra. Podemos adquirir distintos tipos de papel tapiz: metalizado, de tela, aterciopelado, etc; todos ellos están confeccionados de materiales muy distintos por eso antes de la elección debemos saber algunos son más fáciles de limpiar que otros, por ejemplo, o que algunos modelos pueden colocarse más fácilmente.

El mercado nos ofrece papel con base de tela, de cáñamo y yute, de vinilo y los clásicos: texturizado, aterciopelado y metalizado, estos tres son los más vendidos actualmente. El papel tapiz con base de tela está hecho de fibras textiles y no es demasiado recomendado para las viviendas ya que aunque puede ser vistoso su limpieza y colocación son difíciles, además requiere de la utilización de un adhesivo transparente. El de tipo texturizado puede ser incluso pintado en su superficie, es fácil de colocar e higienizar y su gran ventaja radica en que puede tapar sin problemas las imperfecciones; el vinilo es el más común, su colocación como limpieza son de gran facilidad como también lo es su remoción.

papel-tapiz-materialesEl papel tapiz más excéntrico es el de cáñamo y yute, está hecho de largas fibras vegetales entretejidas y eso hace que su colocación como mantenimiento sean tareas arduas, como en ocurre con el papel tapiz de tela, se necesita un adhesivo transparente para su fijación. Lo que le va a otorgar la imagen deseada a nuestra habitación es el estampado, color o motivo que elijamos, las rayas horizontales hacen que el cuarto luzca más amplio mientras que los verticales la tornan más alta; los patrones inclinados se repiten en diagonal a lo largo de la superficie y necesitan más papel que otros para hacer coincidir los motivos.

Cómo colocar el papel tapiz

Uno de los consejos más valiosos que podemos dar a nuestros lectores es que antes de elegir el papel tapiz tengan en cuenta su capacidad de “despegue”; la mayor parte de los papeles pre-engomados y autoadhesivos se arrancan fácilmente, pero los convencionales son extremadamente difíciles de quitar. Los que son arrancables se los puede remover sin usar productos químicos, ni siquiera agua, basta con despegar la esquina de un papel y jalar cuidadosamente; los desplegables se quitan de la misma manera pero dejan una fina capa de papel delgado adherida que debe eliminarse utilizando agua y jabón.

papel-tapiz-empapelarAdemás de los métodos de despegue, color y estampado, para optar por un papel tapiz u otro es necesario también prestar atención a la etiqueta y así saber cómo está confeccionado el papel, qué cuidados necesita y cómo debe ser fijado. Ante todo debemos fijarnos si el papel tapiz es lavable o no, si lo es, podrá colocarse en cuarto, pasillos, cocinas, etc; si es frotable, lo hace ideal para el pasillo y habitaciones de los más pequeños; si es pre-engomado no necesitaremos comprar pegamento para fijarlo. Para los baños, debe tener características de anti-humedad y ser autoadhesivo y en caso de que queramos empapelar un sitio que posea imperfecciones, debemos elegir un papel tapiz texturizado.

Una sugerencia primordial es comprobar que todos los rollos sean del mismo tiraje, esto se debe a que cuando no los son, pueden presentar diferencias de estampado y color entre tintadas; para evitar esto, se debe anotar el número de tiraje o el lote para un futuro. Si deseamos quitar el papel tapiz viejo es una tarea que muchas veces puede evitarse ya que podemos adherir el nuevo a uno ya existente, esto se puede hacer siempre y cuando no haya más de una capa de papel sobre la pared; siempre y cuando vayamos a colocar un papel de vinilo sobre otro del mismo material, ya que entre ambos el pegamento se secará bien, de lo contrario podría humedecerse y originar moho. Si pasamos la mano sobre el papel viejo y notamos pliegues o crujidos, entonces necesariamente debemos quitar el papel tapiz viejo para colocar el nuevo; si nuestra idea es pintar, debemos sí o sí quitarlo porque la pintura sellará la superficie y después, en un caso eventual que deseemos desprenderlo, nos será imposible.