maquinariaPRO
 

Historia del papel

Maquinariapro » Materiales » Papel

 

Al papel se lo puede definir como una hoja por lo general delgada, que se confecciona a partir de una pasta de fibras vegetales.

Dichas fibras, a su vez, han sido obtenidas de trapos, paja y madera, para luego ser molidas, blanqueadas y desleídas cuando se las sumerge en agua. Posteriormente se las seca y se las endurece por medio de una serie de procedimientos. En cuanto a la historia del papel, podemos remontarnos a los egipcios. Ellos escribían sobre papiros, a los cuales podían acceder gracias al tallo de una planta que se encontraba en abundancia en las zonas de la ribera del Nilo. Por otra parte, en el continente europeo durante la Edad Media lo que se empleaba era el llamado pergamino. Éste consistía en pieles de cabra o de carnero, las cuales eran primero curtidas y luego preparadas cuidadosamente para recibir la tinta. Esos pergaminos eran sumamente caros y fue por eso que en el siglo VIII se había adoptado un sistema de borrado de los textos para poder reescribir sobre ellos. Desafortunadamente, esto produjo la desaparición de una gran cantidad de obras. papel-historia

Los chinos, por su parte, estaban ya dedicados a la fabricación del papel, por medio de todos los desechos tanto de las sedas como del algodón. Si bien cuesta precisar quién fue el descubridor de este método, se le atribuye a Cai Lun, puesto que era quien tenía una relación comercial que lo hicieron conocedor de los árabes y luego de toda la zona de la actual España y Sicilia. Gracias  a él, este tipo de elaboración llegó en un determinado momento a Francia, donde se producía pero utilizando el lino como materia prima.

La evolución en las distintas elaboraciones derivó en lo que hoy es un producto casi emblemático para nuestra sociedad y, por supuesto, para nuestra cultura. Ahora se realiza el papel a partir de diversos sistemas, como el empleo de las fibras vegetales. Asimismo, la aparición del colorante permitió una bienvenida diversidad en la oferta tanto de los colores como de las texturas. Por otra parte, ahora es posible reemplazar estas hojas delgadas por materiales de carácter sintético, aunque esto no significa que estén perdiendo uso o popularidad en nuestra cotidianeidad.

Fabricación del papelpapel-fabricacion

Para la confección del papel se emplea, en primer término, una pasta que puede presentar distintas constituciones. Es decir, se puede elegir el tipo que se quiera emplear. Una de ellas es la de madera, que a su vez es llamada “mecánica”. Lo que se debe hacer es obtener un producto con impurezas, debido a que la celulosa tiene que ser mezclada con otros de los componentes de la madera misma. Esta clase de pasta es utilizada generalmente cuando se quieren elaborar delgadas hojas de calidad inferior a otras, ya que su consistencia es escasa y además se puede llegar a poner amarilla con el paso del tiempo. La pasta de tonalidad morena, por otra parte, es obtenida gracias al desfibrado de la madera, pero una vez que ésta pasó por el proceso de lavado que elimina las materias que se encuentran incrustadas, al tiempo que facilita el desfibrado. Lo que se logra es una pasta muy resistente cuyas fibras pueden llegar a ser bastante largas. A la misma se la emplea en la confección de cartones, sistemas de embalaje, entre otras cosas. En lo que respecta a la pasta química, ésta es utilizada cuando se quiere conseguir una muy buena calidad, y los pasos primigenios no varían demasiado de los de la pasta mecánica. Otras clases de pastas: de paja, de trapos y de recortes.

Ahora bien, en cuanto a los pasos que hay que llevar a cabo en la elaboración del papel, el que se erige como primero y fundamental es el del refinado. Lo que se hace es, justamente, refinar la pasta para luego poder desfibrar y hacer un corte de las fibras para que se ajusten a la clase de papel que se quiere obtener. Es de este paso del cual depende la resistencia de las hojas. A su vez, hay dos tipos de refinamiento: el graso y el magro.

El segundo paso que podemos mencionar es el del encolado. Aquí lo que se hace es añadirle cola o pegamento a las hojas para prevenir que se corra la tinta cuando se escriba o se imprima. De este proceso depende la permeabilidad y se lo puede realizar o en la superficie o en la masa. Otro procedimiento es el de cargas, que son los productos en polvo a los cuales se los emplea para que el papel tenga cuerpo. Sin embargo, esto no es lo único que realizan. Pueden también disminuir notablemente el brillo, facilitar el lijado, aumentar los niveles de resistencia mecánica y los niveles del poder de relleno. Un último paso corresponde a la coloración, que consiste en añadirle a la pasta, colorantes orgánicos o minerales, depende siempre del papel con el que se esté trabajando.