maquinariaPRO
 

Celular

Maquinariapro » Tecnologia » Celular

 

Comunicación por celular

A la telefonía conocida con el calificativo de celular, también se la difunde con el nombre de telefonía móvil, aunque se trata de la misma opción comunicativa. En cuanto a su conformación, es posible destacar dos grandes partes bien definidas: por un lado, podemos hablar de una red de comunicaciones, a la que también se la conoce como red de telefonía móvil y, por el otro, se encuentra la parte terminal, vinculada a los teléfonos móviles, que son aquellos que permiten que se efectúe un acceso a la red anteriormente mencionada.Para hacer mención a la gran red de telefonía móvil, es preciso destacar que consiste en un sistema telefónico, en el cual gracias a la combinación de una red de estaciones (es decir, de transmisoras y también receptoras de radio), llamadas estaciones base, con un número de centrales telefónicas conocidas como “de conmutación”, se puede efectuar una comunicación. La misma se realiza entre las terminales de teléfonos portátiles (o móviles) o entre terminales portátiles con teléfonos que forman parte de la red fija más tradicional.

Desarrollo del teléfono celular

Foto-celularPara viajar un poco en el tiempo, debemos hacer referencia al primer hito en la historia de la telefonía celular. El mismo encontró su lugar de desarrollo en Estados Unidos y su tiempo fue a fines de la década del ’40. Efectivamente, el primer teléfono móvil (calificativo adoptado en España, ya no de tan frecuente uso) fue inventado en el año 1947. La empresa responsable de esta creación fue AT&T, corporación norteamericana. Sin embargo, el invento no había sido enteramente pulido y su carácter revolucionario solo fue adquirido muchas décadas después. Es decir, que no fue sino hasta el año 1983 que el teléfono móvil se hizo definitivamente portátil, al menos no de una forma sumamente práctica. Quien pudo concretar el objetivo de tan gran magnitud fue la empresa Motorola, cuando a comienzos de la década del ’80 cierra de manera definitiva un proyecto conocido con el nombre de DynaTAC 8000X. Este plan fue presentado de manera oficial en 1984, un año después de que fuera pergeñado. El proyecto consistía, justamente, en un aparato que pesaba aproximadamente un kilogramo y cuyo tamaño era de 13 x 1, 75 x 3,5 pulgadas.

En cuanto a su rendimiento a la hora de efectuar una comunicación propiamente dicha, el teléfono celular contaba con una hora de comunicación y con ocho horas de rendimiento en stand-by. Asimismo, su constitución tenía una pantalla conocida con el nombre de LED. Ahora bien, pasemos a ver las generalidades de los componentes de un teléfono celular, más allá de todas las empresas que los confeccionan o que envían al mercado un inusitado número de modelos y series. El aparato es, en sí, un dispositivo electrónico destinado, por supuesto, a la comunicación. Sus capacidades básicas son prácticamente las mismas que un teléfono convencional de línea. A su practicidad por ser portátil se le suma otra: la de ser inalámbrico ¿Qué implica esto? Que no es necesaria la presencia de cables o de redes de telefonía para realizar conexiones.

estructura-celularEstructura del celular

Celular-desarrolloNo es casual que se emplee la palabra celular para hacer alusión a la telefonía móvil, ya que las estaciones base (aquellas que tienen la capacidad de enlazar por medio de una radio los teléfonos celulares con los controladores de las estaciones de base) se encuentran dispuestas con una forma de malla. Por esta razón, lo que hacen es formar distintas celdas o células (de ahí el nombre del dispositivo de comunicación), que tienen la misma composición que un panal de abejas. Asimismo, cada una de las estaciones base se encuentran colocadas en una suerte de nudo que tienen estas células y cuentan con un grupo determinado de frecuencias de transmisión, así como también un grupo de frecuencias de recepciones propias. Es importante aclarar, además, que los números de frecuencia con las que cuentan las estaciones base son, por lo general, ilimitados. Por esta razón, hay una disposición natural o una tendencia a que se genere la posibilidad de reutilizar cada una de las frecuencias que se posee en otra de las células de las estaciones base. Sin embargo, esta reutilización no es siempre posible, sino que se requieren algunas condiciones. Cuando cada una de las células se encuentra demasiado cerca, es decir, cuando sus respectivas frecuencias son adyacentes, el panorama es otro. En estos casos, la reutilización no puede producirse por una sencilla razón: la proximidad no es buena porque puede generar incómodas interferencias entre ellas.