maquinariaPRO
 

Características de las cocinas industriales

Maquinariapro » Tecnologia » Cocinas industriales

 

Previamente a la definición que nos ocupa, a la de cocinas industriales, cabe mencionar en qué consiste efectivamente una cocina propiamente dicha, más que nada en relación a un espacio físico y no al aparato o dispositivo mediante el cual se lleva a cabo la cocción de un determinado alimento.

Entonces, podemos definirla como un lugar o ambiente que está destinado fundamentalmente a la preparación de dichos alimentos. Por esta razón, se encuentra equipado en su totalidad para poder realizar todas las tareas relacionadas con el proceso de cocción. Debido a que cada persona va a presentar distintos gustos a la hora de decorar este espacio, se han generado en el mercado un alto número de opciones. Uno de estos modelos es el más moderno, que incluye una serie de quemadores, un fregadero, también un cierto número de muebles para el almacén, así como una superficie destinada para el trabajo. Asimismo, también es posible encontrar un refrigerador, junto con un horno de microondas y una serie de aparatos electrodomésticos, entre los cuales podemos destacar licuadoras, batidoras y jugueras. En las cocinas cuyo espacio resulta mucho más restringido, las mismas se adosan al comedor como una forma de aprovechar el resto del lugar o ambiente. cocinas industriales tipos

Pero existen también aquellos tipos de cocinas de grandes dimensiones, nos referimos a las cocinas industriales, aquí todo lo que se prepara se hace en grandes cantidades a diferencia del primer tipo de cocina. Ahora bien, en cuanto a la segunda acepción del término, ésta tiene relación con el arte y técnica de la preparación misma de los alimentos para el consumo de los mismos. Sin embargo, esto no solo implica el mero hecho de la cocción en sí sino también el de todos los procedimientos previos y posteriores, como el de la selección de los ingredientes y productos, la compra de los mismos y todo el proceso de organización antes de proceder a la elaboración de los platos. También el término abarca al arte de preparar la mesa, así como también todo lo vinculado a la gastronomía y a la enología.

Evolución de las cocinas industriales

cocinas industriales antiguasEl ambiente al cual hoy se lo considera como el ideal para realizar reuniones alrededor del hogar data desde el siglo V a.C. En esa época, sin embargo, el espacio estaba fuertemente vinculado con tradiciones religiosas. Por esta razón, era el lugar donde se cocinaban todos los alimentos pero también se erigía como el espacio donde se rendía tributo o culto a los dioses lares. Debido a esto, las cocinas romanas, por ejemplo, se encontraban absolutamente equipadas, ya que contaban con lavaderos, trípodes realizados en bronce, hornos de pan, entre muchos otros dispositivos. Esta fue la primera forma para la posteriores producción de cocinas industriales en la humanidad; un lugar de amplias dimensiones en donde se preparaban grandes cantidades de alimentos.

En la Edad Media, por otra parte, los castillos contaban con este espacio al cual consideraban de gran importancia y que tenían diariamente una ajetreada actividad. Se trataba de habitaciones enormes donde se podían encontrar chimeneas de grandes magnitudes. Asimismo, el ambiente estaba dividido en muchos otros, por eso mismo es que había lugar suficiente para la panadería y la frutería, por mencionar solo algunos ejemplos. En las casas burguesas y en otros lugares como el caso de las granjas, no era más que una sola habitación destinada a distintos fines, es decir, allí se podían preparar los alimentos así como también se los podía consumir in situ. En el Renacimiento el plan era trabajar con lo que se tenía para perfeccionarlo. De esta forma, tanto los equipos como la decoración mejoraron notablemente y pasaron a tener lujos nunca antes vistos.

Ya entrando al siglo XIX los progresos en la tecnología se encargaron de hacer surgir hornos muy modernos, junto con balanzas, escurridores y sartenes; es por eso que hoy en día las cocinas industriales se han expandido hacia varias regiones. Son las únicas capaces de trabajar a grandes temperaturas sin correr el riesgo de fundir algunas de sus partes. Como hemos visto, con el paso del tiempo, las cocinas se han ido adaptando a las nuevas e imperantes necesidades. Por esta razón, las hay de varios tipos.

Una de ellas es la doméstica, que se encuentra en el hogar y que está destinada a la preparación de los alimentos. Por otra parte, las cocinas industriales más habituales, las que nos ocupan, se corresponden con un establecimiento en el cual se pueden preparar alimentos para un número amplio de personas. Por eso se las encuentra en restaurantes, cantinas empresariales, es decir, para todo lo relacionado con lo que implique una distribución de gran magnitud. En cuanto al material con el que están realizadas, por lo general se tiene en cuenta que faciliten el proceso de limpieza y el de mantenimiento. De esta forma, el material más requerido es el acero inoxidable, al que se lo toma como referencia para la colocación de azulejos y de revestimientos de pisos y paredes inalterables en caso de que se arroje continuamente agua sobre su superficie. Por otra parte, este tipo de cocina tiene que responder a un número de requisitos de higiene y de seguridad alimentaria, que son impuestos por los controles.