maquinariaPRO
 

Iluminación

Maquinariapro » Tecnologia » Iluminacion

 

Iluminación y halógenos

Por iluminación entendemos la acción o efecto de iluminar. Desde el punto de vista técnico, se trata de un conjunto de dispositivos halógenos que se instalan con el objetivo de producir algunos efectos luminosos, que pueden ser de índole práctico o bien de índole decorativo.

Cuando se quiere lograr una buena iluminación al mismo tiempo se está pretendiendo conseguir un cierto nivel de iluminancia (la cantidad de flujo luminoso que emite una fuente de luz que atraviesa o incide en una determinada superficie), que no puede ser arbitrario. Es decir, dicho nivel tiene que estar adecuado al uso que se le quiera dar al espacio iluminado y que también depende de las tareas que vayan a llevar a cabo los usuarios. La luz, esa onda electromagnética que puede ser percibida por el ojo humano, no es una sola sino que puede calificarse en distintos tipos y según ciertos parámetros de clasificación. El primero de estos parámetros es el del origen de la luz, que va de la mano con su respectiva calidad. Dentro de ese grupo tenemos, por un lado, a la luz natural, ésta es proporcionada por la luminosidad propia del día. En la vereda opuesta tenemos a la luz artificial, que as aquella proporcionada, obviamente, por la luz de carácter artificial.

iluminacionEl segundo parámetro es el que nos permite clasificar a la luz según su naturaleza, con lo cual obtendremos su cualidad. Dentro de esta clasificación encontramos dos tipos. El primero se relaciona con luz difusa, que es la que se obtiene por medio de difusores y que a su vez produce sombras de bordes muy difusos. Esto permite que se genere un efecto uniforme. Esta clase de luz imita o bien refuerza los efectos naturales que otorga la luz ambiente. Los ejemplos son los días nublados y ciertos aparatos del modelo softlights (luces suaves). A esta iluminación se le opone la luz dura, la cual genera sombras muy bien delimitadas tantos en los objetos como en las sombras que éstos proyectan. Con este tipo de onda electromagnética se consigue un buen modelado de los volúmenes de dichos objetos, así como también el dibujo de sus contornos y su contraluz. Entre los ejemplos podemos mencionar a la luz solar directa y a los aparatos de tipo fresnell.

Iluminación interior y exterior

iluminacion-interior-exteriorLa variedad en la forma en la que se decide realizar la iluminación puede ser tan variada como los distintos tipos de luz que listamos anteriormente y los lugares que se deseen iluminar. Entre los estilos nos podemos encontrar, por ejemplo, con la iluminación interior “de manchas”. Aquí la luz se distribuye por las superficies y por los perfiles del decorado. Éste, a su vez, se encuentra iluminado apenas por una luz difusa muy débil, lo cual da como resultado un conjunto de manchas luminosas, de ahí el nombre de este efecto de luces. Otro estilo se relaciona con las zonas exteriores donde se busca iluminar. En este caso, lo que se crea es una suerte de serie escalonada de zonas de luz que van de mayor luminosidad a menor luminosidad. Por esta razón, es posible centrar la atención en un determinado punto y ayudar a expresar la distancia. Lo que se crea, en definitiva, es un ambiente acogedor. Por último, es posible listar otro estilo, el de masas, que es el que imita el efecto natural que produce la luz.

La iluminación, a su vez, se puede crear con distintos fines, como podemos deducir de todos los estilos que están a nuestro alcance. Uno de ellos es el fin puramente decorativo, como cuando se busca iluminar las recepciones, pasillos, salas de estar, restaurantes, entre otros lugares. Lo que aquí impera, definitivamente, es un sentido puramente estético que nada tiene que ver con el rendimiento lumínico. Por esta razón, se puede optar por un alumbrado de tipo semi-indirecto, que es ideal para los pasillos y las habitaciones, puesto que atenúa el efecto de las sombras y los brillos producidos por el alumbrado directo. En el caso de las recepciones, se adopta el alumbrado directo pero con lámparas de bajo voltaje, con lo cual se refuerza la iluminación al mismo tiempo que su aspecto decorativo. En cuanto a los restaurantes, por otra parte, generalmente se emplean las Down Lights (o luces bajas), que son decorativas y semiempotradas, con el alumbrado que es directo y reflejado. Éstos contienen lámparas de halogenuros metálicos, puesto que se espera que su utilización sea muy continuada. Por eso se recomiendan los nuevos modelos que cuentan con bulbos cerámicos y que ofrecen menor dispersión del color de la luz y mejor reproducción cromática. Asimismo, este tipo de iluminación proporciona un flujo luminoso elevado, que es muy adecuado para lugares de gran superficie y de gran altura. Su rendimiento lumínico, además, es cinco veces superior al de las lámparas incandescentes.