maquinariaPRO
 

Diseño de mobiliario urbano

Maquinariapro » Tecnologia » Mobiliario urbano

 

El mobiliario urbano está compuesto por el conjunto de objetos dispuestos en la vía pública: pasamanos, teléfonos, semáforos, veredas, bancos, cercas, pérgolas, espacios verdes. Al pensar en mobiliario urbano no tiene por qué no pensarse en design. En la actualidad, cabe preguntarse quién diseña y qué se diseña, sobre todo para las obras oficiales.

Sin duda, será una cuestión más de interés común a descifrar, el poder saber qué decimos cuando hablamos de diseño urbano. Las ciudades de todo el mundo y en todas las épocas tuvieron sus arquitectos y constructores “estrella” que siguieron, consecutivamente, las sucesivas tendencias arquitectónicas de cada época. Desde Fidias hasta nuestro días, el mobiliario urbano se ha plegado a los dictámenes del diseño urbano de cada cultura, de cada gobierno, de cada pensamiento artístico y político. Generaciones de arquitectos sufrieron de ataques de ego a la hora de diseñar mobiliario urbano, desde las obras faraónicas de Egipto se transitó hasta desembarcar en los esplendorosos paisajes urbanos moderno tardíos, posmodernos del siglo XX y hasta en algunos casos, las poderosas obras posmodernas que combinan la tremendez de la obra con elementos hasta ese momento ausentes en la historia de la arquitectura como el Kistch, el beat, elementos de mass media, parafernalias audiovisuales y hasta alguna que otra irreverencia estilística que supieron ser obra de intertexto en películas como Blade Runner o Minority Report. Pero acotemos, y hablemos de mobiliario urbano en nuestro país, y particularmente, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

mobiliario urbano disenoMobiliario urbano en Buenos Aires

El denominado mobiliario urbano abarca desde el farol elegido para una esquina hasta el diseño de los espacios verdes. Es vital una responsable planificación y gestión del espacio público que incluya a toda clase de usuario, en tránsito y en vivienda, de allí la importancia dada al mobiliario urbano.

Es fundamental también conocer las necesidades y deseos de todos aquellos grupos sociales que puedan requerir especial atención, desde personas con algún tipo de capacidad reducida, pasando por ancianos, mujeres embarazadas, hasta los niños, etcétera. Los materiales a utilizar en la fabricación del mobiliario pueden ser de lo más variado: desde cartón o vidrio hasta acero, hierro, aluminio, etc. En la Ciudad de Buenos Aires se hecho hincapié en los últimos años en un aggiornamiento del mobiliario urbano, especialmente, en zonas de un poder adquisitivo en aumento que necesitó acentuar cierto prestigio.

mobiliario urbano rusticosTal es el caso de la Costanera Sur, que presenta hoy un aspecto absolutamente renovado y actualizado según las tendencias de diseño, arquitectura y urbanismo actuales: hormigón combinado con granito, hierro, líneas rectas, espacios verdes estrictamente demarcados, iluminación que intenta preservar el estilo de principios de siglo XX en compuesto con detalles estilo industrial. Asimismo, existió la preocupación de restaurar y preservar del impacto ambiental a los grupos escultóricos del Paseo, a saber, la Fuente de Las Nereidas, entre otras veinte fuentes de la Ciudad de Buenos Aires, que vio oportunamente reforzada su iluminación, lo que le devuelve protagonismo a las exquisitas piezas escultóricas que conforman la fuente, creación de la escultora argentina Lola Mora, inaugurada en 1903. La elección del mobiliario urbano para Buenos Aires por parte del Gobierno en poderes hace al patrimonio de sustentabilidad urbana. En verdad, el diseñar la ciudad es también una construcción social que marca la impronta de un momento histórico determinado desde bases que se encuentran fijadas en el colectivo social.

mobiliario-urbano-buenos-airesTecnología, usos, topografías y materiales actúan en consonancia a los planes previstos. Cualquier ciudad del mundo genera arte por el sólo hecho de transformar su paisaje y mobiliario urbano. Acondicionar los espacios públicos a sus usos y usuarios convierte al mobiliario urbano y su plan de diseño en una múltiple posibilidad de aprovechamiento. En muchos casos, la mutación de los elementos estilísticos importa la creación de una subcultura arquitectónica más emparentada con cuestiones de mercadotecnia y mundo fashion que con puesta en servicio de los usuarios de la ciudad de que se trate.

Sin duda, debe existir una compatibilidad entre usuarios, usos, materiales, diseño y elementos del mobiliario urbano de que se trate para que mejorar la calidad de vida no sea sólo un enfoque teórico. Existen variables e indicadores que relacionan imagen con calidad de vida, en lo que a la calidad perceptual de los elementos de la morfología urbana se refiere. Pero además una ciudad para sus usuarios debe contemplar todo elemento que conlleve a optimizar desde opciones de accesibilidad hasta esparcimiento, sin descuidar por ello los detalles de diseño y hasta la escenografía elegida para el transcurrir de las, tradicionalmente ajetreadas, actividades urbanas.