maquinariaPRO
 

El plasma Lcd, una imagen diferente

Maquinariapro » Tecnologia » Plasma Lcd

 

Podemos asegurar que las nuevas tecnologías nos han complicado el panorama de elección pero, al mismo tiempo, han contribuido a la obtención de comodidad y facilidades de uso; el plasma LCD es un buen ejemplo, sin lugar a dudas fue una de las revelaciones del nuevo milenio y sus ventas lo demuestran día tras día.

A los completos sistemas de audio que han emergido en los últimos tiempos se les unen las pantallas de televisión planas e inmensas con una excelente calidad de imagen que satisfacen las delicias de los aficionados a las películas; el principal problema de las tecnologías incipientes, en especial de los plasmas LCD, se relaciona con el precio, es que los nuevos productos son excesivamente caros y como todos sabemos, serán superados en un corto tiempo por los sucesivos e inminentes avances que surgen día a día. Debe ser por esto que muchos se preguntan “¿Vale la pena gastar tanto dinero en un televisor que en un par de años ya será considerado como viejo?”; la respuesta es “sí”, ya que si no somos fanáticos de la electrónica y sus tendencias, estos tipos de televisores perdurarán por un argo tiempo sin tener la necesidad de cambiarlo por otro más “nuevo” ya que las aplicaciones serán las mismas. Actualmente son muchas las alternativas que amenazan el reinado del televisor costumbrista, el famoso aparato de tubos de rayos catódicos que en muchos casos, todavía goza de buena salud.

Es que un aparato de este estilo jamás podría superar un plasma LCD el cual cuenta con una excelente calidad de imagen incluso en ambientes con mucha luz, gran ángulo de visión y extensa vida útil; la fabricación de los modelos actuales es bastante sofisticada, sus pantallas están confeccionadas de tal forma que evitan los reflejos e incorporan un nuevo formato 16:9 que se adapta al tamaño de la mayoría de las películas.

Plasma Lcd: nuevos modelos

plasma lcd equipoLos plasmas LCD han evolucionado dentro de su gama y en gran medida, ¿Cómo pasó esto?, si nos ponemos a pensar en los primeros tipos, nos acordaremos primero de su pantalla y luego de sus dimensiones, no muy favorables ya que sobrepasaban los 60 centímetros de fondo y los 130 kilos de peso. Este era el talón de Aquiles de los plasmas LCD, por eso, sus fabricantes se percataron de la “incomodidad” que los usuarios tenían a la hora de ubicarlos en un rincón de la vivienda y crearon así modelos planos de atractivo diseño, con grandes pantallas, mucho menos pesados y con una mejor calidad de imagen. Este modelo de aparato es muy similar a un cuadro ya que el plasma LCD posee sólo 7cm de fondo lo que hace que se pueda admirar incluso cuando se encuentra apagado; una vez encendido obtenemos una calidad de imagen impagable pero para adquirir este equipo se debe disponer como mínimo de € 3.000. Los televisores LCD son un derivado del plasma LCD, son mucho más pequeños, de aspecto menos estilizado y no son muy eficientes para mostrar los colores negros; su característica radica en la brillantez por lo que no es perturbado por la luminosidad del entorno y viven más tiempo: 50.000 horas.

plasma-lcd-modelos

Un televisor de este estilo podría decirse que no tiene ningún tipo de inconveniente a la hora de su colocación pero de todas formas existen algunos trucos que pueden ayudarnos para lograr una mejor calidad de visualización. Debemos preocuparnos de buscar o crear un sitio para la pantalla que cumpla con los siguientes requisitos: el plasma LCD no debe recibir luz directa, el entorno de la pantalla debe ser lo más “neutral” posible (en colores y elementos decorativos), no deben existir áreas “de paso” entre el punto de visualización y la pantalla.

La luz natural y artificial deberá proporcionar una suave iluminación indirecta de ambiente y no ocasionar un deslumbramiento, por último recomendamos que no existan puntos de luz o una ventana cerca de la pantalla de esta forma evitaremos los molestos reflejos. Una vez que hemos ubicado el plasma LCD procederemos al montaje, éste debe otorgarle al aparato una buena movilidad; montarlo en la pared resulta siempre una alternativa muy estética y a su vez no ocupa mucho espacio. Los montajes de techo son útiles para zonas de mucho tránsito o en la habitación ya que es allí en donde miramos televisión acostados.