maquinaria pro  



 

Techos autosoportantes

tejados autosoportantesLos techos autosoportantes son aquellos que están construidos sin ninguna estructura adicional. Estos techos al no tener una estructura de sostén, su instalación se simplifica, y además tienen la ventaja de dejar un espacio libre que sería el que ocuparía una estructura de apoyo. Al eliminar totalmente la estructura, el costo de materiales y de mano de obra, se reduce notablemente. El tiempo de colocación de los techos autosoportantes, es menor que los techos que llevan estructuras, no tiene costos de mantenimiento por lo tanto estos techos son muy convenientes y económicos.

Los techos sin estructura guardan una estética interesante, y resultan muy atractivos permitiendo que se diseñen modelos creativos. Los techos autosoportantes, son resistentes a las inclemencias climáticas que presentan lluvias y vientos entre otras, estos techos están preparados con un sellado que los hace herméticos, protegiéndolos de cualquier clase de filtraciones, otro detalle de importancia es que son resistentes a la corrosión. Los techos autosoportantes se fabrican a medida por lo tanto no existe ningún tipo de desperdicio del material empleado. Los techos autosoportantes generalmente son curvos, y se usan para techar bodegas, hangares, auditorios, canchas de deporte, centrales de todo tipo, naves industriales, playas de estacionamiento, y muchas aplicaciones más. Las ventajas económicas que presentan los techos autosoportantes, se calculan en un 35% menos que el costo de un techo con estructura, el tiempo de duración se garantiza en, alrededor de 55 años.

Los techos autosoportantes curvos tienen un apoyo lateral sobre canales metálicos o canal de concreto, con acero para reforzar. La cubierta del techo curvo se calcula en un ancho de hasta 35 metros. El acero negro o galvanizado es el material que se utiliza para construir el canal, utilizando diferentes calibres según el diseño del techo. Los techos autosoportantes están fabricados con láminas de acero con un recubrimiento de zinc galvanizado, que se procesa a través de inmersión caliente, estas láminas cuentan con una variedad de espesores, y se presentan en diferentes colores, con un acabado pre pintado generalmente en poliéster. Los detalles de la cubierta pueden ser de tipo membrana con un ancho total de 35 metros con forma de base cuadrada y techo curvo, o semicircular con un ancho total de 25 metros. Los techos autosoportantes además, ofrecen la opción de construir un techo con cubiertas traslucidas en acrílico, que son igualmente resistentes que las láminas de acero, pero tienen la ventaja de permitir una iluminación natural en el espacio techado.

Otro tipo de material que se emplea en los techos autosoportantes, son las láminas engargolables, que se fabrican en una sola pieza y en la unión, la lamina no se perfora sino que se fija con clips opcionales, que pueden ser móviles o fijos según la necesidad. Este sistema también es impermeable, se puede colocar en cubiertas de pendientes bajas, es resistente al clima, a la humedad y a la corrosión, además se le pueden colocar aislantes adicionales. El uso de este sistema tiene la misma función que los otros, por lo tanto se lo aplica para techar sitios similares. Los techos autosoportantes están destinados a cubrir espacios para proteger una gran variedad de productos, de maquinas y personas, estos techos ofrecen una iluminación natural en los espacios interiores, rapidez en el montaje, precios económicos, son de fácil trasporte, y se utiliza poco personal para el armado. Entre las empresas que se dedican a la fabricación de estos techos se puede contar con un excelente servicio, ofreciendo calidad, garantía y precios competitivos dentro del mercado. Para quienes estén interesados en la construcción de techos autosoportantes se les sugiere visitar los sitios de internet en donde estas empresas publicitan sus productos.