maquinaria pro  



 

Tejados de madera

techos en maderaEn cuanto al tema puntual de los tejados de madera, diremos en principio que si lo que estamos buscando es confort, y decoración éstos son los ideales. Cuando se piensa en tejados de madera, se debe tener en cuenta la calidad, la resistencia, el color de la madera, el tamaño del tejado, el clima del lugar al que estará expuesto. Por todo esto nada mejor que consultar con los que más saben a cerca de este tema, los carpinteros, que se encargan de la confección de los mismos.

Existen muchas especies de maderas para techos, que se diferencian en la calidad y la resistencia a la humedad, al paso del tiempo, a los cambios de temperatura, a las terminaciones, y a la estética, pero en reglas generales, los que se deciden por este tipo de materiales, deben conocer perfectamente la madera y su forma de adaptarse al lugar. Por ello en principio mencionaremos algunas especies de ellas que mejor se adaptan a todas las circunstancias; el pino tratado, el biraró, quebracho y el álamo, entre otras. Estas maderas son las que mejor se adaptan, pero todas deben recibir un tratamiento especial para contrarrestar los agentes nocivos, como por ejemplo los agentes bióticos y abióticos que viven en las maderas o van hacia ellas, tales como las termitas, los escarabajos, los hongos, la humedad, el oxígeno, la sal de ciertos ambientes, etcétera.

En efecto estos productos, se comercializan en las grandes ferreterías, en las pinturerías, o en comercios especializados en tejados de madera, o en maderas de pisos y revestimientos. Cuando de techos y sus materiales hablamos, todo depende del clima porque si esta estructura será colocada en un sitio en donde el ambiente es salitroso, indudablemente que el tratamiento que debe de recibir esa madera será fundamental, para que no se deteriore.

Todos sabemos que las maderas aportan belleza, armonía, y distinción en los ambientes de la vivienda, por ello hay que saber elegir la especie, entre las que mencionamos más arriba se encuentra la mejor especie de todas; el cedro, que prácticamente no necesita tratamiento. Siendo otras usadas pero muy caras, encontramos el abeto, el abedul, el acebo, el agar, entre otras especies distinguidas. Existe la posibilidad de ver en algunos sitios online que brindan catálogos para elegirlas, pero siempre es mejor consultar con los que saben; en lo posible, tocar la madera, observar su acabado, nos ayudará a realizar una correcta elección.